Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

H10 Metropolitan, es una pequeña joya arquitectónica, inaugurado por la cadena hotelera H10 Metropolitan recientemente en el centro de Barcelona. El volumen en el que se inserta el nuevo programa, está formado por dos edificios que se unieron en 1887 de la mano del arquitecto J.M. Paz. Posteriormente, en este espacio, se reformaron todos los interiores tras la caída de una bomba en 1939 y, más recientemente, varias plantas fueron reformadas, conservando lo poco que quedaba de la decoración interior, especialmente la escalera y el vestíbulo, que tras sus reformas, ya no conservan ornamentaciones o tipologías históricas. Finalmente, tras una nueva rehabilitación integral se sustituyó su uso por el hotelero.

El H10 Metropolitan dispone de una ubicación excepcional para descubrir Barcelona, dado que se encuentra situado en la Rambla de Catalunya, una de las principales vías comerciales de la ciudad, a pocos pasos de la Plaça Catalunya, entre el lujoso Passeig de Gràcia y la conocida calle Balmes. Este nuevo establecimiento de 4 estrellas superior y 85 habitaciones se erige en un edificio histórico del centro de la ciudad, que ha sido completamente renovado siguiendo el criterio del prestigioso estudio de interiorismo de Lázaro Rosa-Violán. La decoración interior se inspira en la Barcelona Industrial del siglo XIX e incorpora detalles fabriles en las diferentes estancias del hotel.

En la reforma del hotel, se han mantenido las trazas compositivas de las tipologías del entorno próximo, el cual cuenta con un mayor interés arquitectónico dentro del centro histórico, con esto se llega a una solución respetuosa con las pre-existencias, con el predominio de la verticalidad en los huecos exteriores y su alineación, respecto a su eje, el diseño diferenciado de las plantas bajas como basamento del edificio y un acabado de cornisa a modo de logia.

Además, el programa de necesidades que requiere el promotor viene condicionado por la demanda del mercado hotelero para este tipo de edificios en un entorno urbano consolidado. De esta manera, el hotel cuenta con una distribución en planta sótano, locales comerciales en planta baja y habitaciones en las plantas superiores.

Desde la entrada se puede observar el amplio lobby, que sorprende por la riqueza de su interiorismo, mezclando detalles y esculturas de diferentes estilos que aportan al espacio una personalidad única. De igual modo, destacan las elegantes lámparas, auténticas obras de arte que cuelgan de los altos techos de las distintas estancias.

El lobby desemboca en el Bar Edén, dotado de cómodos sofás chester, para tomar una copa o leer en un ambiente relajado. Junto a él se encuentra un espacio polivalente, con una biblioteca presidida por una gran chimenea que da calidez al espacio. La misma barra del Bar Edén también da servicio a la amplia terraza con piscina del hotel, comunicando ambos espacios. Esta terraza situada en la planta baja es un espacio ideal para desconectar de la rutina en el centro de Barcelona.

Las 85 habitaciones disponen de todo lo necesario para disfrutar al máximo de su estancia: muebles de alta calidad, instalaciones de alta tecnología… Dependiendo del tipo de habitaciones que se elijan pueden tener vistas a la Rambla de Catalunya y Plaza Catalunya o bien a un tranquilo y agradable patio de manzana, típico del Eixample. Destacan las habitaciones Deluxe con una espectacular terraza privada amueblada con jacuzzi, ideal para una escapada romántica.

Ver reportaje completo >>>>