Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Tras convocar un concurso restringido, el estudio de arquitectura TASH resultó ganador del proceso de preselección y desarrolló el proyecto constructivo del hospital que, en estos momentos, se encuentra en el proceso de inicio de obras.

En esta propuesta, el estudio buscaba aportar una solución que concentrara en una torre una gran cantidad de usos, reposición de los anteriores, y parte importante del crecimiento proyectado en su plan director. El edificio ocupa apenas el 20% de la propiedad, dado que el resto está íntegramente ocupado por el hospital existente que debe continuar su funcionamiento durante la construcción, siendo éste uno de los grandes desafíos a los que se ha enfrentado el proyecto.

El nuevo edificio se sitúa en lo alto de una colina del barrio de Bruselas en la Ciudad de Cartagena de Indias. Y que, una vez finalizado, se convertirá en la referencia urbanística, arquitectónica, económica y social de una población cercana a trescientos mil habitantes.

En el proyecto se combina la imagen institucional de la Fundación con la proyección de su carácter pediátrico como factores fundamentales a la hora de configurar su imagen arquitectónica.

Se trata de un proyecto complejo debido al gran número de factores externos y condicionantes, pero que se han resuelto de manera muy ordenada a fin de no añadir mayor complejidad al entorno. Su imagen de orden y rigor en la malla estructural, resultante de un exigente diseño sismo-resistente, se configura como marco de “n” variaciones que proyectan los usos interiores. En la parte inferior los tres niveles de servicios centrales de diagnóstico y tratamiento disponen de un revestimiento pétreo y hermético que aíslan el edificio de un entorno urbano de gran agresividad y muy degradado.ca.

Ver reportaje completo >>>>