Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Todo parte de la ilusión de formular una propuesta que supusiera un impulso al interés de la ciudad. Esto condujo a que en el verano de 2004 se sopesara la idea de un hotel en el Paseo de Gracia. No existía entonces ningún contacto con Mandarin Oriental ni con ninguna empresa hotelera. A principios de 2003, Barcelona no contaba con nuevas ofertas hoteleras desde los Juegos Olímpicos, de carácter internacional, en el centro de la ciudad. Sobre esta conciencia de la Barcelona del inicio del siglo XXI, se comenzó a trabajar en un proyecto que ha ido tomando forma a medida que los participantes se han enfrentado a la realidad de lo que significa introducir un equipamiento de proyección internacional en el corazón del “Eixample Cerdà”….

Ver reportaje completo >>>>