Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

GCA Arquitectes Associats ha sido el estudio encargado del proyecto de rehabilitación integral de un edificio de oficinas obsoleto, para reconvertirlo en un hotel de cuatro estrellas, de 63 habitaciones y restaurante en planta baja. El edificio se sitúa en el ensanche barcelonés. El proyecto de arquitectura y el de interiorismo se han desarrollado en paralelo, ello ha permitido obtener un resultado totalmente homogéneo. Fachada y zonas comunes El edificio a lo largo de su historia pasó de ser de planta baja a añadírsele un sótano en 1962, posteriormente en 1968 lo ocupa Seat, construyendo el volumen existente, y posteriormente la compañía de seguros Amaya, que tras una reforma lo convierte en su sede. Es característica su fachada metálica con retranqueos en horizontal. La edificación consta de planta sótano, baja y siete plantas másático y sobreático. Es un edificio sobrepasado en altura y edificabilidad típico ejemplo de una época pasada.

El proyecto plantea una nueva fachada más acorde con el entorno y nuevo uso, la idea de galería, siguiendo las geometrías de la planta. Se ube el arranque de la galería a nivel antepecho de la planta primera, para visualmente igualar la altura de planta baja con las edificaciones vecinas, y se recorta en la planta superior, también para coger la proporción de los edificios colindantes. La planta baja o base del edificio se recubre en metal oscuro, y jugando con texturas, se enfatiza la entrada, y resuelv e el acceso de servicio y la entrada al sótano. El cuerpo central, se recubre con estuco tono piedra a la cal, que enmarca la galería acristalada, protegida de las vistas con una celosía de aluminio vertical, en paneles correderos, que actúa con filtro de las habitaciones. El resto de la edificación se trata en oscuro para intentar que desaparezca y recuperar la proporción con los edificios del entorno. El cambio de uso de oficinas a residencial público implicaba el tener que crear un 12% de patios, ello llevó a vaciar el centro del edificio existente, colocando el patio y los núcleos de comunicación vertical, formado por escaleras ascensores y montacargas.

Ver reportaje completo >>>>