Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Con el fin de obtener este objetivo, se ha utilizado, como mecanismo arquitectónico, la creación de un volumen tensionado, un edificio abstracto, sólido, con un doble frente metálico a la calle principal de acceso y a la parte posterior en relación con los espacios ajardinados de las casas colindantes.

Se construyen ambos planos, pertenecientes a las dos fachadas, horadados de diferentes maneras. La fachada de acceso, orientada a Sur, será cerrada con unas pequeñas perforaciones, que se entenderán como «lucernarios verticales» y que suministrarán luz al interior de los espacios que sirven. Toda esta fachada estará construida con piezas de aluminio extrusionado. Con ello se genera un “plano vertical ingrávido” a caballo entre lo real, lo imaginario y lo simbólico.

“Como un ‘gran imán’ metálico nos atrapará y transportará, con un provocado poder de seducción, hacia el interior de la nueva institución, creando a la vez curiosidad, ansiedad y placer al visitarla”, describen los arquitectos.

Ver reportaje completo >>>>.