Escrito por Destacado

Ilumina tu zona de trabajo con Pujol Iluminación

Compartir

Tanto si teletrabajas, como si dispones de una pequeña oficina, es imprescindible iluminar bien la zona de trabajo. Por este motivo Pujol Iluminación ofrece diferentes posibilidades de iluminación para hacer de tu escritorio un espacio confortable.

Es importante saber que en la zona de trabajo, ya sea en casa o en una oficina, debe combinarse la luz natural con la artificial, alternando ambas. Se debe procurar contar con una iluminación homogénea que no cree grandes sombras ni contrastes y también una iluminación más puntual para la hora de leer o escribir.

La firma, con más de 40 años de experiencia en el sector de la iluminación, ofrece apliques, flexos y luminarias de suspensión que cuentan con las especificaciones técnicas requeridas para estas circunstancias. Pero no solo esto, sino que además la calidad de sus luminarias y el diseño son grandes factores en los que Pujol Iluminación hace hincapié para ofrecer la iluminación más adecuada.

Colecciones como Apolo, Del, Iris, Plasma, Mini o Nec de Pujol Iluminación, son unas de las más idóneas de su catálogo para la zona de trabajo. Estas luminarias prestan además especial atención a su diseño, para que sea el complemento principal de tu escritorio. Colecciones fabricadas en metal, que aportan la máxima calidad y un diseño minimalista.

De esta iluminación dependen grandes factores que repercutirán en tus tareas, como por ejemplo, hacer que no nos sintamos cansados tras varias horas de trabajo en el ordenador o de lectura, o lo que es más importante, que nuestros ojos no se vean cansados. Para evitar que se produzca fatiga visual y mental, hay que cerciorarse de que lo estamos haciendo con la luz adecuada.

Es inevitable que la luz natural, en determinados días y horas sea escasa o inexistente, por lo tanto estas zonas requieren un apoyo muy importante de iluminación artificial. Esta iluminación debe ser clara, es decir, que no sea cálida pero tampoco tan fría que parezca azulada. Lo normal sería contar con una lámpara de techo, y completar la iluminación con un aplique o lámpara de sobremesa.

En el escritorio, para que las luminarias funcionen de manera ergonómica habrá que colocarlas de manera que queden por detrás de la pantalla del ordenador. Así, se produce una compensación entre su luz y la emitida por la pantalla.


Compartir
Close