Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Técnica y funcionalmente es un modelo muy versátil. Pueden montarse sobre bastidores fijos, correderos o plegables. Esto permite diferentes combinaciones de montaje y ofrece una amplia posibilidad de soluciones estéticas para el acabado de las fachadas.

Los listones de madera suelen ser de 35×35 mm de sección, montados con una separación también de 35mm. Se fabrican con madera natural de cedro rojo del Pacífico (Western Red Cedar), y cuentan con certificado de repoblación forestal canadiense. Opcionalmente, puede aplicarse un tratamiento ignífugo, por autoclave, previo a la mecanización de la madera, con resultado de clasificación B,s2,d0.

Su destacable aportación estética al edificio se debe, obviamente, a los atributos intrínsecos de la madera. Esto es elegancia, confortabilidad, calidez, nobleza y naturalidad. A lo que debe añadirse orden, ligereza y luminosidad, como efecto de la linealidad y separación de las lamas.

Una instalación de la serie Llambí CL35 puede verse en la obra del edifico CEMCAT del «Centro de Lucha Contra la Esclerosis Múltiple de Cataluña» perteneciente al proyecto de reforma y ampliación del Hospital General de la Vall d’Hebron (Barcelona), ejecutado por los arquitectos Joan Llongueras y Rafael Delgado, del estudio Llongueras Clotet, junto con el arquitecto técnico Emilio Gras de CICSA.

El edificio CEMCAT con una superficie útil de aproximadamente 1800m ² fusiona los servicios que actualmente ofrecen la Unidad de Neuroinmunulogía Clínica (UNiC) actualmente constituido como centro del ICS, y la Unidad de Neurorehabilitación de Barcelona (UNeR) de la Fundación Esclerosis Múltiple (FEM).

En esta obra se instalaron 150m2 de celosías Llambí CL35, siguiendo criterios de sostenibilidad, durabilidad, confort y estéticos como refieren los profesionales responsables en un extracto de la memoria del proyecto.
«La planta de acceso, orientada a norte totalmente vidriada y bajo un porche de 4m de ancho y con paso de vehículos pedía la incorporación de un elemento de filtro que además de proteger de la posible incidencia los rayos del sol de última hora de la tarde pudiera transmitir a los usuarios sensación de confort, calidez y seguridad.

La madera como material natural que aporta calidez y confort dispuesta a modo de celosía vertical, nos proporcionaba justamente la protección solar y visual que buscábamos de cara a conformar desde el exterior el espacio interior de la planta baja.

En el interior incorporamos el mismo material situándolo como filtro o tamiz de la escala, haciendo que la luz que llena el triple espacio de la escalera-claraboya reforzara la sensación de calidez y confort que nos aportaba la madera.

La gran dimensión de los marcos de aluminio y de las lamas de madera de las celosías Llambí CL35 junto con la durabilidad y poco mantenimiento que requerían en un entorno interior o exterior protegido fueron determinantes para la introducción de este producto en el proyecto.

De esta manera introducir en el edificio un elemento suficientemente versátil que basado en la madera, acompaña a el usuario por todo el edificio aportando calidez y confort y sirviendo como contrapunto del resto de elementos que conforman el espacio.

En este proyecto se ha optado por disponer las celosías Llambí CL35 de madera de 35×35 en sentido vertical y con una distancia eje de 100mm. La subestructura de aluminio es de montantes de 35×45 que se han hecho coincidir con las lamas.

En el exterior, bajo el porche de planta baja se han situados 5 módulos móviles aproximadamente de 3.50×3.70m que permitirán la limpieza exterior de la fachada de vidrio.

En el interior se han colocado celosías de madera fijas con módulos variables que rodean los pilares existentes y acompañan la longitud de la escalera con una altura de 2,80m.»
El resultado que puede apreciarse es el de un edificio atractivo, agradable a la vista. Con un carácter humano y confortable, a la vez que funcional y elegante.