Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Erik Blanik, Q-lights Product Manager, comenta:
«Las posibilidades de integrar las barandillas iluminadas en cualquier proyecto son inmensas, ya que ahora podemos iluminar escaleras y pasarelas sin iluminar el espacio circundante.”
«La iluminación es un arma de doble filo ya que aunque crea ambiente, su uso siempre ha estado limitado por razones de seguridad. Nuestro sistema de control del calor nos permite trabajar con una iluminación puntual emitida desde las barandillas que se mantienen frías al tacto aún cuando están encendidas.»
Leal al espíritu de la empresa, el nuevo sistema presume de simplicidad, ya que solo necesita un simple transformador para una barandilla de 26 metros, pudiendo alojar hasta 52 focos LED. Con cables ocultos y protección IPP66, el sistema Q-lights es estanco al polvo, al agua y es duradero incluso después de un uso intensivo.

Todos los soportes de pasamanos, adaptadores y sujeciones a pared llevan incorporados conductos de cables, mientras que los focos LED vienen precableados para una instalación y un acabado de precisión, tanto si los cables pasan a través de pared o poste.

Lo más destacable durante la instalación es el sonido y la sensación de la tecnología “one click”, que hace que la construcción de las barandillas sea más rápida. Q-railing facilita al montador los accesorios imprescindibles y cada componente está empaquetado individualmente, para presentar y obtener el acabado limpio como parte del proceso de fabricación.