Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Interface celebra hoy todos los logros alcanzados desde 1994 a través de su informe de sostenibilidad Mission Zero®, y presenta su nueva misión Climate Take Back™, con el fin de reafirmar su apuesta por revertir el impacto del calentamiento global.

Hace 25 años, Interface impulsó mejoras significativas en su modelo de negocio y empezó por aplicar medidas sostenibles en los procesos de fabricación, materias primas, productos y cadena de suministro. Además, la compañía no se detuvo ahí y rediseñó su organización, con una radical transformación de sus bases y la apuesta por la implementación de programas sostenibles, gracias a los que ha logrado alcanzar los objetivos establecidos inicialmente.

La dedicación, el esfuerzo y la influencia positiva de Interface sobre personas y organizaciones, no solo ha permitido disminuir la huella medioambiental, sino también reducir a cero el impacto negativo dentro de otras compañías.

La historia de ‘Mission Zero’

En 1994, el fundador de Interface, Ray Anderson, se dio cuenta de que la industria estaba destruyendo el planeta y fue pionero en definir los primeros pasos hacia la sostenibilidad. De esta manera, inició el camino para cambiar la forma de pensar y el papel de Interface en el mundo y, a partir de ese momento, la compañía comenzó a desarrollar su plan para reducir su impacto en el medio ambiente. Así es como nació Mission Zero®, con el objetivo principal de eliminar todos los efectos negativos de la empresa en el medioambiente antes de 2020.

Interface enfocó este plan en tres áreas clave: sus fábricas, productos y proveedores. Desde entonces, la compañía global de pavimentos ha progresado notablemente en las siguientes áreas*, reduciendo su impacto en gran medida:

  • Reducción del 69% de la huella de carbono en todos los productos de Interface

  • Disminución del 96% las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) a nivel mundial

  • Aumento del total de energías renovables utilizadas en un 89% de las plantas de fabricación a nivel global, incluyendo el uso de electricidad 100% renovable

  • 99% de energía de fuentes renovables en sus plantas de fabricación en los EE.UU. y Europa

  • Reducción del 46% de la energía utilizada para fabricar los productos de Interface a nivel mundial

  • Disminución del 89% del agua utilizada por unidad de producción en las fábricas

  • Reducción del 92% de los residuos en vertederos

Interface no ha dejado de sumar logros desde que inició este viaje en 1994. El último, el pasado mes de enero de 2019, cuando consiguió que toda su cartera de productos (pavimentos modulares, líneas de LVT y caucho) pasara a ser neutra en emisiones de carbono durante todo su ciclo de vida, convirtiéndose en el primer fabricante de pavimentos a nivel mundial en lograrlo. Después de alcanzar este objetivo, la compañía se ha marcado un nuevo objetivo y es, no solo evitar un impacto negativo, sino conseguir un impacto positivo.

«Mission Zero® es la plasmación de la visión que tenía Ray sobre Interface y el mundo», explica el CEO de Interface, Jay Gould. “El sueño de Ray ha dado lugar a un movimiento que persigue negocios circulares, sostenibles y reflexivos. Y, por supuesto, su legado sigue vivo a través del cumplimiento de Mission Zero® y el trabajo que Interface y otros están realizando para reducir la huella de carbono y el impacto negativo en el medio ambiente día a día”.

El efecto dominó

A lo largo de este viaje, Interface ha conseguido mucho más que reducir su propia huella ambiental, ya que al compartir su progreso y asesorar a otros, la compañía ha conseguido influir en otras organizaciones de todo el mundo, que también han aplicado estas medidas.

Interface ha impulsado numerosas iniciativas sostenibles, como su programa Net-Works, a través del que ha conseguido crear un producto de material reciclado para reaprovechar las redes de pesca desechadas en algunas de las comunidades costeras más desfavorecidas del mundo, junto con su proveedor Aquafil. La iniciativa, que se inició en Filipinas y se extendió a Camerún en 2015, ha servido para crear un modelo de negocio inclusivo con resultados positivos para todos los implicados.

Las redes de pesca representan una verdadera amenaza para el sustento del arrecife en las costas y el programa Net-Works se apoya en la economía circular para impulsar Mission Zero®. Además, está alineado con «Live Zero», dentro de la iniciativa «Climate Take Back™ de Interface.

«Hemos cambiado nuestro negocio para cambiar el mundo, y hemos alcanzado metas que nunca hubiéramos imaginado que fueran posibles», explica la directora de sostenibilidad de Interface, Erin Meezan. «El reto Mission Zero® nos ha enseñado muchas lecciones. Una de las más importantes ha sido la de cuidar el presente para asegurarnos un futuro mejor. Pero también nos ha mostrado que es posible trabajar en la implementación de nuevos modelos de negocio, tener otras aspiraciones empresariales y resolver retos materiales con ciencia e imaginación. Mission Zero® solo ha sido el principio, ahora llega nuestra próxima “misión imposible”: revertir el cambio climático y cuidar del planeta con mayor conciencia con Climate Take Back», añade Meezan.

Mirando hacia el futuro

Con la firme misión de mantener su compromiso con la sostenibilidad y el medio ambiente, Interface acaba de presentar su hoja de ruta para que otras empresas se sumen al cambio y ha dado a conocer el ‘informe Lecciones para el futuro’, dentro de su misión Climate Take Back™.

La compañía, orgullosa del progreso alcanzado hasta el momento con Mission Zero®, ya se ha fijado una nueva meta con Climate Take Back, que tiene por objetivo crear un movimiento enfocado en revertir el calentamiento global del planeta. Bajo esta iniciativa, Interface ya está trabajando en el desarrollo de procesos y productos que generen un impacto positivo en el mundo.

«Sabemos que no podemos detenernos aquí, porque el calentamiento global es el mayor desafío al que se enfrenta la humanidad en estos momentos», confiesa Gould. “Además, estamos orgullosos de demostrar con nuestro catálogo que es posible crear un producto beneficioso para el medio ambiente. Si nosotros podemos hacerlo, cualquiera puede hacerlo. Y si alguien puede hacerlo, todos deberían hacerlo”.