Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El sistema Knauf Shaftwall proporciona respuestas a problemas de seguridad frente a incendios, mejorando al mismo tiempo, y de manera notable, el comportamiento frente al ruido de los cerramientos.

El Código Técnico de la Edificación en su Documento Básico de Seguridad en caso de incendio, establece los parámetros mínimos de comportamiento frente al fuego de los materiales y elementos constructivos, determinándose los mismos según las clasificaciones europeas o euroclases. Al fijar las características de comportamiento frente al fuego de los distintos elementos del edificio se deberá considerar cual es la función de cada uno de ellos en el conjunto de la edificación.

Los cerramientos de ascensores Knauf Shaftwall están compuestos por una estructura metálica y placas de yeso laminado atornilladas en una cara y encajadas en la otra. Los montantes CT tienen en un lado una muesca que permiten alojar una placa Knauf maciza DF H2, y en el otro un ala normal sobre la que se atornillan las placas cortafuego DF. Normativamente se define la reacción al fuego como la respuesta de un producto contribuyendo con su propia descomposición a un fuego al que está expuesto. Dicha contribución potencial de un producto a un fuego depende de sus propiedades intrínsecas y del ataque térmico, así como de su aplicación de uso final obteniéndose diferentes clasificaciones en función de dicha aplicación de uso.

Teniendo en cuenta que los edificios se desarrollarán en alturas cada vez mayores para mejorar la sostenibilidad en unas ciudades densamente pobladas, los elementos de comunicación, ascensores y escaleras, se convierten en elementos vitales frente a la exigencia básica de seguridad. Por ello, los tabiques Shaftwall de Knauf se han diseñado y ensayado para ofrecer una resistencia al fuego de dos y tres horas (EI 120′, EI 180′) facilitando la evacuación del edificio y el control del fuego. Su instalación se realiza exclusivamente desde un lado del tabique, eliminando la necesidad y dificultad de instalar andamios en toda la altura. Acústicamente, según el sistema instalado y el resto de la composición total del tabique, se pueden conseguir al mismo tiempo aislamientos de hasta 64 dBA con estos cerramientos.

Un completo análisis del problema y unas respuestas adecuadas con prestaciones específicas tanto a través de sus sistemas como de los productos constituyentes proporcionando, como en el caso del Shaftwall, una perfecta idoneidad al uso requerido. Seguridad y garantía de Knauf.