Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Hasta el próximo 31 de octubre, jóvenes diseñadores, arquitectos o ingenieros, y estudiantes de escuelas de diseño o facultades de arquitectura e ingeniería pueden presentar sus candidaturas a los premios “El Cobre y la Casa 2018”. Este prestigioso certamen internacional, organizado por la sede del Instituto Europeo del Cobre en Italia, premia la originalidad y el talento de los jóvenes creadores que, en base a las propiedades del cobre y sus aleaciones, diseñan objetos que contribuyen a mejorar nuestra vida cotidiana.

El jurado de este año está formado por tres profesionales de reconocido prestigio dentro del sector de la arquitectura y el diseño: el arquitecto Massimo Curzi, el diseñador Matteo Ragni y el arquitecto y crítico Marco Romanelli. El jurado elegirá a los ganadores de las dos categorías (estudiantes y jóvenes profesionales de menos de 40 años) entre las obras presentadas a concurso que cumplan los siguientes requisitos:

  1. Que el cobre o alguna aleación de cobre sea una parte importante y significativa del proyecto, destacando su carácter sostenible y su reciclabilidad.

  2. Que aproveche el potencial expresivo, estético y técnico del cobre y sus aleaciones, además de poder fabricarse a gran escala.

  3. Que el objeto diseñado pueda utilizarse en alguno de los siguientes entornos: hogar, oficinas, tiendas, escuelas, hospitales o edificios públicos.

Asimismo, en esta edición se valorará especialmente aquellas creaciones en las que se destaquen las credenciales verdes del cobre y su contribución a un futuro más sostenible.

El concurso de diseño “El Cobre y la Casa” pretende incentivar la creatividad de los jóvenes diseñadores para que plasmen sus ideas en objetos de uso cotidiano en los que se resalten la belleza y la funcionalidad del cobre y sus aleaciones (latón, bronce, cuproníquel…), así como sus propiedades: desde su excelente conductividad térmica y eléctrica, resistencia, durabilidad y ductilidad, hasta su capacidad para ser reciclado una y otra vez sin perder rendimiento.