Escrito por Arquitectura, Comunicados, Destacado

La influencia de la arquitectura en el cómic

Compartir

La arquitectura siempre ha sido una disciplina que ha influido en mayor o menor medida en el resto de sectores, y aunque parezca curioso también existe una extraña conexión entre cómic y arquitectura, como, por ejemplo, la preocupación por la diagramación. En ambos los encuadres, lo que se quiere mostrar y cómo, juegan un papel esencial a la hora de querer comunicar.

arquitectura y comicEn este sentido, existen dos formas determinantes de ver y ejercitar la arquitectura, una desde fuera, desde el objeto y su valor estético como producto que satisface una determinada necesidad, y otra desde dentro, desde donde la arquitectura, más allá del resultado formal, se preocupa de los procesos y las experiencias que ésta busca entregar mediante luces, sombras, olores… más allá de los límites físicos de la obra material, la obra de arquitectura como objeto desaparece y de estas manera es más fácil apreciar su valor.

De alguna manera algo parecido ocurre con el manejo de los momentos en los cómics ya que tanto la vertiente oriental como la occidental se enfocan hacia un determinado aspecto que, a pesar de poder ser similares, cuando observamos detenidamente ambas disciplinas se pueden observar sus diferencias, habitamos la arquitectura leemos los cómics.

Conexión cómic-arquitectura

arquitectura y comicGuido Crepax, arquitecto en sus inicios y posteriormente dedicado al cómic, es una figura que nos permite analizar la conexión cómic-arquitectura, al que se une también Francois Schuitten estudiante de arquitectura famoso por su serie “Las Ciudades Oscuras”, donde perfila el concepto de hipertrofia estilística. El cómic es, por sus limitaciones, es una herramienta que permite analizar los efectos de la arquitectura en la sociedad de una manera inocua y con coste mínimo.  Estudia los estilos, y lo desarrolla sin otra constricción que su propia lógica interna, creando sociedades a imagen y semejanza de la arquitectura, creando una aberrante belleza que refleja, de alguna manera a Piranesi.

En toda la historia existen más arquitectos o estudiantes de arquitectura que redirigirán su carrera al cómic, no obstante, la mayoría de los casos se tratan de dibujantes interesados en la arquitectura y la ciudad.  De este modo, Winsor McClay publicó su historieta Little Nemo en 1905 en la cual se encuentran los primeros indicios de la arquitectura en el cómic. En esta historieta su protagonista vivía cada noche extraordinarias aventuras en sus viajes a Slumberland donde disfrutan de estilos bizantinos, góticos, renacentistas… que se transfiguran en ciudades famosas hasta llegar a convertirse en el Nueva York de entonces.

arquitectura y comicEn 1934 Alex Raymond crea Flash Gordon, quien llega al misterioso planeta imaginario de Mongo, donde ciudades como Vultan, Coralia y Arbórea son mostradas exóticamente como insólitas arquitecturas, creando una atmósfera envolvente debido, en gran medida a la belleza plástica de sus imágenes.

En este sentido, es importante destacar que la arquitectura en el cómic en ocasiones se convierte en coprotagonista. Por ejemplo, ¿identificaríamos a Spiderman si elimináramos los techos, terrazas o azoteas de los rascacielos de Manhattan? O, ¿conoceríamos cómo sería una ciudad en una era posatómica si no lo hubiéramos observado en la Ciudad de Rochelle, de manos del francés Moebius?

En ocasiones las ciudades son parte del personaje, su lugar de convivencia, recuerdos, sueños como ocurre con Smallville en la niñez y adolescencia de Superman, mientras que Metrópolis, en su vida adulta, se convertirá en la ciudad que protegerá y será su hogar.

Por otro lado, ¿podemos separar a Batman de Gothan City? Ciudad que representa el caos y la injusticia, imitando a las urbes de los treinta en Estados Unidos, que en esa época se encontraban inmersas en un sórdido ambiente de gánsteres, corrupción e inseguridad, y la cual se muestra, más acorde a nuestros tiempos, por Frank Miller en su obra maestra El Caballero oscuro.

En otras ocasiones, las ciudades son la causa del desequilibrio del héroe, como puede ser Ciudad Costera y las repercusiones que tiene sobre Hal Jordan, el Linterna Verde original, quien tras ver destruida su querida urbe no volviera a ser el mismo.

arquitectura y comicPor otro lado, Nueva York en los cómics mezcla tanto ficción como realidad, y entre sus calles alberga una gran cantidad de héroes, pero también de antihéroes como puede ser Spawn, quien la describe con la siguiente frase: “Ciudad de New York. Donde la riqueza compra privilegios, derechos, seguridad. Una sensación de inmortalidad…”. Y así se visualizaba una ciudad imbatible y llena de posibilidades, al menos así se visualizaba, tanto en cómics como películas, antes del 11 de septiembre, fatídica fecha donde los principales héroes de cómic, Capitán América o Spiderman, estuvieron presente para levantar a la población por medio de carteles y cómics.

Otra famosa ciudad en el cómic, sórdida, oscura y complicada, Basin City, donde los propios habitantes, tan acostumbrados a los crímenes y vicios, la llaman Sin City. Frank Miller, su creador, nos acerca, a través de esta ciudad ficticia, a un entorno urbano mucho más cercano a la realidad de las grandes ciudades actuales.

arquitectura y comicOtro autor destacable por sus temáticas y cruces con la arquitectura es Tsutomu Nihei, quien dejó la arquitectura para trabajar en una constructora en Nueva York para posteriormente volver a Japón e incursar en la industria del cómic, donde publica su ópera prima, Blame! Un comic que, a través de la visión de Killy, un joven que intenta descubrir el porqué y cómo se infecta el Netsphere, una realidad virtual/base de datos que controla y gobierna distintos aspectos de la ciudad que ahora infectada por un virus se encuentra fuera de control y ha hecho que se autoconstruya al azar y se expanda indefinidamente.

En Blame! se crean unos espacios que nos recuerdan algunos cuadros de Escher, haciéndonos dudar del real estado de las cosas. Dentro del cómic se encuentran distintos parajes de la ciudad que la hacen ver como una gran masa anónima que hace recordar a los grabados de Piranesi.

Destacar también el Tokio de Akira, una ciudad llena de rascacielos ambientada en una época Posnuclear donde el creador, impresionado por las bombas de Hiroshima y Nagashaki investiga una evolución paralela de una sociedad tras esta catástrofe.

Ya sean reales o ficticias, las ciudades en el cómic no son solo parte del decorado, ellas son el hogar de los personajes y como en nuestro entorno son ellas las que construyen y moldean sus habitantes. Como dijera Rogelio Salmona: “La ciudad es no solamente el lugar de la historia, el lugar donde la utopía es posible, sino el lugar por excelencia. La ciudad es un sueño del hombre.”


Compartir
Close