Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Envac Iberia SA participa en la instalación de una red subterránea de hormigón por la que los residuos circulará a una velocidad de 80 km/h para así reducir el número de contenedores de basuras en las calles así como de camiones para su recogida. En Ripagaina ya funciona un sistema idéntico y dentro de dos meses estará acabado en Pamplona otro centro de recogida neumática de residuos que dispone de 7 kilómetros de galerías excavadas por donde atravesará una única tubería de 50 centímetros de diámetro.

En cuanto esté terminado, el sistema estará en condiciones de transportar todos los residuos -a excepción de los vídrios- directamente desde los contenedores de Lezkairu, Arrosadía y Entremutilvas hasta la planta de recogida gracias a un dispositivo de impulso que aprovecha la diferencia de presión atmosférica entre el interior de la tubería y el exterior.

Los miembros de la Comisión y del Consejo de Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Pamplona, encabezados por el alcalde Joseba Asiron, y el presidente de la Mancomunidad de la Comarca, Aritz Ayesa, visitaron ayer el edificio que se está construyendo en el límite entre Lezkairu y Mutilva, adonde irán a parar los residuos de la zona.

Ahí conocieron que la nueva planta incluye el tratamiento de solo tres tipos de residuos (plástico, papel y fracción de residuo resto-ogánico), lo que va a obligar al Ayuntamiento de Pamplona a replantearse el diseño del sistema.