Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Este año es el 50º aniversario de la teleducha Selecta de hansgrohe, un clásico que revolucionó el momento del baño. Bajo la promesa de ofrecer un producto de «calidad 100 % garantizada y fabricado en La Selva Negra», se lanzó al mercado en 1968. A partir de entonces, los baños fueron más placenteros porque por primera vez en la historia, una teleducha permitía cambiar entre un chorro delicado y otro más intenso. Pronto, Selecta se convirtió en uno de los productos favoritos de los clientes.

El diseño global de la teleducha Selecta reflejaba los gustos de la época: ofrecía lo último en funcionalidad y tecnología, al tiempo que presentaba una estética muy característica con elementos angulosos. Actualmente, la primera teleducha con chorro ajustable sigue siendo el mayor éxito de ventas de la historia del Grupo Hansgrohe. Con más de 30 millones de unidades vendidas, superó incluso al Volkswagen Escarabajo, que fue el coche más vendido del mundo alcanzando las 21,5 millones de unidades en junio de 2002. El éxito de Selecta se debió, en gran medida, al boom de la construcción en Alemania a finales de los sesenta. El año de su lanzamiento, hansgrohe vendió 70.000 teleduchas Selecta. Apenas tres años después, esta cifra ya había aumentado a 606.000 unidades.

Hans Grohe popularizó las duchas

Sin embargo, la historia de éxito de Selecta realmente comenzó hace más de sesenta años. Bajo el lema «Finally hands free» (Por fin, manos libres), el fundador Hans Grohe había empezado a fabricar y comercializar sets de ducha a principios de los años 50. Estos sets incluían una barra de pared Unica con un soporte de teleducha ajustable, un flexo y una teleducha. Por primera vez, los usuarios podían colocar la teleducha a la altura deseada y ducharse con las “manos libres”. En la actualidad, estos elementos están en los baños de todo el mundo, pero entonces fueron un golpe de ingenio que revolucionó los hábitos de ducha.

Selecta: la primera teleducha ajustable

Esta nueva teleducha permitía ajustar la intensidad del chorro de forma independiente girando el cabezal. Su diseño innovador, sus materiales y, sobre todo, su funcionalidad resultaban impresionantes en la época. Por primera vez se combinaba el plexiglás con las partes cromadas del mando y el cabezal; este moderno acrílico resistente a los golpes realzaba el efecto metálico gracias a la refracción de la luz.

Solo un año después, Selecta incorporó otra innovación técnica: un recipiente de plástico instalado entre la teleducha y la toma de agua en el que se mezclaban de forma automática agua y gel. Este modelo de la clásica teleducha Selecta hizo innecesario enjabonarse y la experiencia de ducha en general era aún más confortable.

En 1974 se registró un modelo de utilidad de la Selecta original a fin prevenir la copia del producto. A pesar de ello, los imitadores pronto encontraron formas de reproducir el original, de modo que hoy en día se pueden ver teleduchas similares en las estanterías de las tiendas de bricolaje. Hasta 2015, la marca hansgrohe continuó suministrando la teleducha original Selecta a toda Europa, los Estados Unidos e incluso Sudáfrica.