Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

“El Limpiador y Protector de Cristales 3M™ Scotchgard™ se beneficia de una tecnología exclusiva que crea una barrera protectora en cada uso, dificultando la presencia de marcas de huellas, restos de carmín e, incluso, rotuladores permanentes”, comenta Tim Copner, Business Development Manager de 3M™ Cleaning Products. “Cuanto más se usa, más fácil es la limpieza de vasos, ventanas y espejos. De hecho, los clientes que ya lo han utilizado nos comentan que el tiempo dedicado a la limpieza se ha reducido entre un 30 y un 50 por ciento”.

Aunque el Limpiador y Protector de Cristales 3M™ Scotchgard™ funciona como un potente limpiador de cristales, no contiene elevados niveles de disolventes ni amoniaco, haciendo que sea un producto sostenible y proporcionando un olor agradable.

También se distingue por secarse más rápidamente que otros limpiadores de cristales y minimizar la posibilidad de empañar las superficies de cristal, ofreciendo sensación de transparencia.

“Lo esencial de este producto es su capa protectora”, añade Copner. “Cuanto mayor es la protección de la superficie, menor es la susceptibilidad de suciedad y daño y más fácil es dejar una sensación de limpieza y brillo. Al aplicar la misma “protección inteligente” al cristal que hemos utilizado en nuestra línea de limpieza de suelo, ayudamos a los profesionales a incrementar su productividad y reducir los costes y, por lo tanto, lograr el resultado demandado por los clientes”.

A pesar de que el Limpiador y Protector de Cristales 3M™ Scotchgard™ está optimizado para aplicarse en cristales y otras superficies basadas en sílice, también se puede utilizar en una amplia gama de superficies duras, incluyendo acero inoxidable, cromo, aluminio y plástico.

Para conseguir el mejor acabado, 3M recomienda el uso de las bayetas de microfibras Scotch-Brite™ 3M™ 4000, específicamente desarrolladas para limpieza de cristales. La combinación de las propiedades de la tecnología de microfibra 3M con la capacidad de secado de una bayeta con tratamiento anti-pelusa permite su empleo en seco o mojado sin dejar rastro de manchas.