Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El nombre del proyecto ganador se dió a conocer el lunes a mediodía en el propio centro. Al acto asitió el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, miembros del equipo directivo de La Paz, arquitectos de los cinco estudios finalistas y un nutrido grupo de trabajadores. El diseño propone un edificio central de 19 alturas y un segundo de 15 para el Materno-Infantil con el cristal como protagonista. “Estamos en shock”, ha subrayado Francisco Burgos, uno de los arquitectos, nada más conocer la noticia. En su opinión, el diseño es sensible al emplazamiento y se adapta a las necesidades. “Está planeado para ser funcional y asumir una vida útil larga, ya que puede transformarse a lo largo del tiempo. Es una enorme infraestructura sanitaria, pero hemos querido poner a las personas en el centro”, ha insistido Burgos.

El Proyecto se levantará por fases sobre el actual en un periodo de 12 años y sin que el hospital deje de realizar su actividad.

Se trata de un proyecto, «absolutamente realizable», según el jurado, y que muestra especial cuidado a la integración de los barrios de la vecindad. El cristal es la nota característica de sus fachadas, que se adaptan en intensidad de luz a las necesidades de cada zona. Los edificios son flexibles: pueden «crecer» conforme lo hagan las necesidades del centro sanitario.

Sus responsables son el Estudio Burgos y Garrido -con los arquitectos Ginés Garrido Colmenero y Francisco Burgos, coautores de Madrid Río-, el estudio MAPA, de Juan Vicente García y Pablo Núñez Paz; y el estudio Cruz y Neila, de Fernando Cruz y Jaime Neila. Burgos y Vicente explicaban, aún conmocionados por haber sido ganadores del concurso, el porqué de su nombre, Campo de Retamas: «Es una obra de Sánchez-Ferlosio, compuesto por pequeños textos, y nos parecía que expresaba muy bien la filosofía de este proyecto, que es un gran edificio lleno de pequeños lugares».