Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Esta normativa introduce la obligación de efectuar un registro de todas las sustancias químicas que se comercializan dentro del territorio de la UE, quedando prohibida la comercialización de cualquier sustancia que no este registrada.

REACH reemplaza a más de 40 regulaciones y directivas que no se consideraban suficientes en términos de seguridad y protección del medio ambiente, con el objetivo de mejorar la protección de los ciudadanos de la Unión. De hecho se ha creado la Agencia Química Europea con sede en Helsinki para centralizar todos los asuntos relacionados con REACH.

Así, REACH ha creado una base de datos en la que las empresas deben de registrar todas las substancias utilizadas para la elaboración de bienes, cuyo uso exceda una tonelada por año, y también establece que la información de seguridad relevante se haga llegar a lo largo de toda la cadena de suministro.

El sistema se basa en el principio de que corresponde a los fabricantes, importadores y usuarios intermedios garantizar que sólo fabrican, comercializan o usan sustancias que no afectan negativamente a la salud humana o el medio ambiente.

Además, introduce un nuevo procedimiento de autorización de productos, y la elaboración de una lista de sustancias «altamente preocupantes». Precisamente, el próximo 31 de mayo acaba el plazo para el registro de sustancias fabricadas o importadas en cantidades superiores a 100 toneladas anuales.

En este sentido Saint-Gobain Placo ha sido la primera empresa europea del sector en cumplir con todos los requisitos que establece esta normativa.