Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Al igual que se cuida de forma escrupulosa que el proceso de fabricación, transporte y puesta en obra sea lo más sostenible posible: con el menor consumo de energía y emisión de C02 posibles; URSA también presta especial atención a la gestión de sus residuos. La compañía garantiza que todas sus lanas minerales son de origen natural y no tóxico y en consecuencia, la gestión de sus residuos no comporta ningún riesgo para la salud de los que los manipulan.

A cada tipo de residuo de construcción le corresponde una codificación de la lista europea de residuos publicada por la Orden MAM/304/2002. Esta lista, agrupa a los diferentes residuos en dos, dividiéndolos en dos niveles según su procedencia y grado de toxicidad.

URSA Ibérica certifica que los residuos de obra de Lana Mineral URSA AIR, forman parte del RCDS Nivel I con código CER 17 06 04, siendo así un ejemplo de material constructivo sostenible que para su instalación produce residuos no tóxicos que deben ser tratados como residuo genérico para la construcción.

El Nivel I agrupa a todos aquellos residuos procedentes de tierras y pétreos de la excavación, entre los cuales se encuentra, entre otros, las tierras, piedras, lodos de drenaje, balastos de vías férreas o las lanas minerales como las que forman los aislantes utilizados en URSA AIR.

Además, esta certificación de los residuos es necesaria y exigible a la hora de entregarlos a un gestor de residuos (persona o entidad pública o privada que gestiona estos materiales sea o no el productor de los mismos).

La lista de residuos de la construcción en la Orden Ministerial MAM/304/2002 puede consultarse a través del siguiente enlace al website del BOE http://www.boe.es/boe/dias/2002/02/19/pdfs/A06494-06515.pdf