Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Cuando Broadway Malyan recibió el encargo de Ingka Centres para diseñar la reforma del parque comercial Luz Shopping en Jerez de la Frontera, tenía claro que el reto no era otro que darle al lugar un carácter único, de modo que fuera más atractivo para el público y quedara bien diferenciado de sus competidores, situados a muy corta distancia.

Hace un par de semanas, tres años después de iniciar esa colaboración, Luz Shopping ha sido galardonado con el Premio a la Mejor Remodelación de 2019 que entrega la Asociación Española de Centros Comerciales (AECC).

Reurbanización

Para comenzar, partimos de un estudio encargado por Ingka Centres donde se revelaba que el centro estaba perdiendo poco a poco su identidad pública. La gente no distinguía muy bien qué era Luz Shopping debido a su apertura en varias fases (2010 y 2012) y a su proximidad con Área Sur, centro comercial establecido justo en la acera de enfrente.

El reto de Broadway Malyan era dotarle de una personalidad propia a través de la arquitectura. Por ello, como punto de partida o mantra, se eligió la frase “Making a vibrant place”, que condensaba en cuatro sencillas palabras todas las expectativas de Ingka Centres, dueña del parque comercial.

La idea general era diseñar un proyecto de reurbanización completa y definir líneas de actuación muy eficaces. La primera fue crear las condiciones para generar una experiencia a la llegada del visitante. Se ubicó bien la señalética, se plantó una propuesta vegetal que transmitiera sensación de frescor desde el primer momento y se erigieron accesos para personas y vehículos bien definidos en forma y color. La segunda fue configurar nuevas conexiones entre las distintas unidades comerciales del parque a través de agradables caminos resguardados del sol y de la lluvia. La tercera fue definir la identidad del parque con mayor precisión posible mediante el uso simultáneo de sistemas de objetos, movimientos y espacios que daban estructura a la totalidad del proyecto. Objetos como los pórticos se convertirían en referentes para la orientación. El movimiento quedaría definido por la linealidad de las pérgolas.  Y los espacios estarían bien delimitados y nominados dentro del conjunto. Finalmente, se instalaría una nueva propuesta de ocio que daría el contrapunto a la actividad comercial.

Compras en el parque

El elemento ocio nos condujo hacia una línea argumental en la que como arquitectos nos encontrábamos con las aspiraciones de los visitantes: “Shopping in the park”. El público objetivo de Luz Shopping, constituido por familias con hijos, de poder adquisitivo medio alto y residentes cerca de la zona, dispondrían de tiempo y recursos para disfrutar en su acepción más lúdica del parque comercial.

Para recrear la sensación de estar en un auténtico y verde retail park diseñamos una estrategia de paisajismo que iba haciéndose más intensa a medida que nos acercábamos al corazón del área zona outlet. El primer contacto con el paisajismo se percibía desde los caminos peatonales que bordean las zonas de aparcamiento, más adelante los paseos verdes a través del parque de medianas y en el centro la frondosa biodiversidad del jardín que recorre las avenidas principales de compras y food court. Todo seguía una lógica verde que iba acentuando su presencia y percepción. El visitante se sentiría como en un oasis al llegar al corazón de Luz Shopping, y éste estaba en el outlet, el centro exacto del parque comercial.

El toque final, pero no menos importante, lo dio la iluminación. Si bien ésta sólo se usa en las horas sin luz natural, como herramienta de diseño su comportamiento es determinante a la hora de dibujar el espacio en la lejanía y diferenciarlo, a su vez, de la oferta comercial más próxima. En el interior, la iluminación, contribuye inconscientemente a organizar los flujos de circulación, a dotar de confort a las estancias y a promover un determinado estado de ánimo en el visitante.

Equipo

El proyecto ha sido emocionante, como son ahora sus resultados al recibir el Premio a la Mejor Remodelación de 2019. Para desarrollarlo trabajaron juntos profesionales multidisciplinares de Broadway Malyan como Jorge Ponce, Patrick Murphy, Szu Ying Lu, Fernando Algorta, Berta Sanz, Daniela Viloria, José María Romo, Katarín Larrauri, Lucía Vara, Jaime Jiménez, Fernando Martin, Mónica Serra, Rafael Montero, Fernando Sanz, Eiman Al Sakha, Emiliano D’Incecco, Ana Belén Gómez, Ruyman Ojeda y Marisa Garcia.