Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El concesionario Mercedes-Benz Hijos de Manuel Crespo se enfrentaba a un exceso de luz natural de entrada al interior del local cuyas paredes son de cristal, ya que es un escaparate de vehículos en exposición. Este exceso de cantidad de rayos de sol, tanto por la mañana como por la tarde, producía gran incomodidad en el desarrollo de la actividad laboral a los empleados, dado la dificultad de trabajar con una pantalla de ordenador en la que el sol está actuando de manera directa y la subida de temperatura que provoca la acción directa del sol sobre el cristal. Lo que conlleva de manera directa a un aumento en la factura de la luz por el continuo gasto en aire acondicionado para conseguir regular la temperatura.

Ante la problemática del concesionario se hacía indispensable controlar el exceso de la luz solar que se introducía a través de los grandes ventanales en el interior de la estancia, disminuyendo considerablemente el confort de empleados y clientes, tanto por la molestos rayos solares como por las altas temperaturas que provocan.