Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Metrovacesa ha presentado hoy sus resultados financieros correspondientes al primer semestre del ejercicio. En este periodo, marcado por las dificultades generadas por el covid-19, la compañía ha incrementado su posición de caja hasta alcanzar los 302 millones de euros, frente a los 109,6 millones de euros del mismo periodo de 2019. Por otro lado, su ratio de apalancamiento (loan to value) se situó en un 5%, manteniéndose como uno de los más bajos del sector. La deuda neta, por su parte, alcanzó los 141,1 millones de euros. La compañía no tiene previsto ningún repago de deuda significativo para el corto plazo y cuenta con 325 millones de préstamos al promotor disponibles para financiar las obras de sus promociones. Estos parámetros garantizan a Metrovacesa la solidez necesaria para hacer frente a la situación actual.

Durante los seis primeros meses del año, ha obtenido una facturación de 96,3 millones de euros, lo que representa un incremento del 15% frente al mismo periodo de 2019. Esta cifra se alcanzó en un contexto condicionado por la ralentización de la economía, el parón en la construcción y la caída de la demanda. En este sentido, el EBITDA fue de -8,3 millones de euros.

El impacto del covid-19 en el sector ha condicionado la valoración de los activos ya que, actualmente, se asumen plazos ligeramente superiores en los periodos de venta, así como en la obtención de licencias. En este sentido, el deterioro de la valoración ha impactado negativamente al beneficio neto la compañía y cierra los seis primeros meses del año en -75,9 millones de euros. A pesar de ello, cabe destacar que el NAV por acción alcanza los 17,07€, lo que sugiere un atractivo potencial de revaloración de los títulos.

Positiva evolución de la demanda

Durante el mes de junio, la demanda de vivienda ha mostrado prometedores síntomas de recuperación -tendencia que continúa durante el mes de julio- y ha alcanzado niveles pre-covid, tanto para clientes tradicionales como para clientes institucionales. Metrovacesa cierra así el primer semestre del ejercicio con una cifra bruta de ventas de 492 unidades y una cartera acumulada de pre-ventas de 2.195 unidades, equivalente a 619 millones de euros de ingresos futuros y que representan el 43% de la cartera total de la compañía en comercialización (5.094).

Durante el primer semestre del ejercicio, Metrovacesa ha logrado mejorar la calidad de su cartera de clientes, aumentando la proporción de contratos de compra-venta, que suponen una mayor vinculación del cliente, al 80% del total. Se trata de un importante paso adelante para los inicios de construcción planeados para el segundo semestre del año.

En cuanto a las nuevas tendencias de la demanda, cabe destacar la importancia que han adquirido los canales digitales durante el segundo trimestre para atraer clientes, con el ratio de visitas y nuevos contactos por encima de la media de 2019: el 78% de los nuevos contactos generados por Metrovacesa en el periodo se produjeron a través de canales digitales. Del mismo modo, la compañía ha observado un creciente interés en la demanda de viviendas con terraza o jardín, así como en la periferia de las grandes ciudades, tras el inicio del confinamiento.

En términos de entregas, la promotora cierra el periodo con 226 unidades, frente a las 32 entregadas en el primer semestre de 2019. Esta cifra incluye 80 unidades formalizadas en el segundo trimestre, a pesar de las restricciones existentes en el periodo debido al covid-19.

Por otro lado, Metrovacesa contaba a 30 de junio de 2020 con 3.463 unidades en construcción, correspondientes a 44 proyectos. Asimismo, durante el primer semestre del año, inició los trabajos de obra de varios proyectos nuevos, equivalentes a 344 unidades.

La compañía, preparada para afrontar la incertidumbre actual, mantendrá una estrategia prudente a nivel operativo, con la flexibilidad para acelerar su plan de negocio tan pronto como la visibilidad mejore y con capacidad para adaptar sus productos a las nuevas tendencias de la demanda.

Destacados avances en la gestión activa de suelo

Metrovacesa, que mantiene una gestión activa del suelo en proceso de transformación, ha conseguido significativos avances urbanísticos en suelos estratégicos durante el primer semestre de 2020. En concreto, la promotora ha logrado la aprobación provisional de su propuesta para el desarrollo de la parcela de la antigua factoría de CLESA (Madrid), la aprobación inicial para su proyecto en La Seda-La Papelera (El Prat de Llobregat, Barcelona) y la clasificación como suelo urbanizable de Albacerrado (Tarifa).

Estos hitos ponen de manifiesto la capacidad de Metrovacesa en la transformación y puesta en valor de su cartera de suelo, lo que se une a que, durante los seis primeros meses de 2020, la compañía ha conseguido incrementar su cartera de suelo finalista hasta el 82% -en términos de valor bruto (GAV)-, frente al 79% que sumaba en el primer semestre de 2019.