Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La interacción entre los componentes de la bomba de calor y su modo de funcionamiento permiten alcanzar una eficiencia de hasta el 350% lo que supone un ahorro significativo de energía, superior al 70% en comparación con otros sistemas para calentar el agua. Apenas consume la energía eléctrica requerida para hacer funcionar el compresor y sus accesorios. La energía utilizada es entre 3 y 4 veces menor de la energía que produce.

La nueva Supraeco W de Junkers, pensada para instalar en el interior de la vivienda, se comercializa en dos modelos: sin serpentín y con un serpentín de 1,5 m2 para trabajar como apoyo en instalaciones con sistemas solares térmicos, permitiendo así una reducción aún mayor en los costes de energía. Además, esta bomba de calor, fácil de instalar, tiene un display digital LCD, con 4 botones de control, que facilita la programación y utilización del aparato.