Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Por todo ello, la Caja de Seguro Social de Panamá, convocó, en 2011, un concurso para la construcción de las instalaciones sanitarias más grandes y modernas de Centroamérica, el cual fue ganado por el estudio TASH, mediante una propuesta de ciudad hospitalaria consistente en crear unos volúmenes diversos que generen un importante conjunto de espacios intersticiales de relación con el exterior.
La propuesta se fundamenta en el trabajo de las protecciones y las estrategias bioclimáticas pasivas.
El conjunto se configura como una ciudad, no se trata de un bloque único, lo que hace que se mantenga la capacidad de total intercomunicación entre los distintos edificios, de tal manera que se aprovechan todas las sinergias, sistemas generales, logística, centrales de producción, eliminación de residuos, evitando al máximo la duplicidad de elementos y, por ello, dando sentido a la raíz del proyecto y a su propia denominación.
De las necesidades propias del Hospital, así como de otros condicionantes físicos derivados de la parcela y su orientación, se disponen las distintas piezas del complejo siguiendo un modelo de desarrollo lineal, que se desarrolla a lo largo de un eje que conecta todas las diferentes piezas entre si y a éstas, a su vez, con los sistemas generales, lo que supone el aprovechamiento de sinergias anteriormente mencionado.
En todo momento la forma arquitectónica es producto de las relaciones topológicas que derivan de la propia función y que contienen tanto la expresión arquitectónica de los edificios como su estructura, la ordenación de las circulaciones y jerarquización de las mismas, el número de plantas, la posición relativa en el conjunto general de cada pieza o unidad funcional, son adaptadas a las necesidades específicas del uso que contienen.

Ver reportaje completo >>>>.