Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

José Antonio Coderch y Enric Miralles son para Octavio Mestre…

Dos arquitectos fundamentales en mi formación. Ambos son referencia de la mejor arquitectura que se produjo en este país en la segunda mitad del pasado siglo y con ambos tuve la suerte de trabajar, siendo estudiante. De ellos aprendí el oficio (la arquitectura se transmite por ósmosis, se contagia como las enfermedades, por contacto) y, sobre todo, su actitud de trabajo y de búsqueda constante. Me atrevería a decir que la actitud es más importante que la adscripción formal en la que cada uno pueda sentirse más o menos cómodo a la hora de trabajar. Esa actitud es la que pretendo compartir con mis alumnos, año tras año. Por eso buena parte de mi tiempo lo dedico a dar clases.

¿Arquitectura especializada o multidisciplinar? ¿Dónde se sienten más cómodos?

Si una disciplina es múltiple es, precisamente, la arquitectura, en la medida en la que la arquitectura engloba a tantas otras, no sólo las artísticas, y de ellas se sirve como inspiración. Nunca encargaría un hospital al mejor especialista en hospitales sino al mejor arquitecto, contratando al mejor especialista de hospitales como consultor externo. La arquitectura está por encima del uso que les damos a los edificios y que puede cambiar con el tiempo.