Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los arquitectos del estudio MADAMA crearon un proyecto respetando el carácter único del edificio que anteriormente funcionaba como la Destilería Varsoviana de Vodka “Koneser” (Warszawska Wytwórnia Wódek “Koneser”). Además, su ubicación en el barrio de Praga-Północ es igual de importante, ya que es uno de los pocos distritos de la capital que no fueron destruidos completamente durante la Segunda Guerra Mundial. Dicho complejo de edificios industriales que forma parte de “Koneser” fue construido a finales del siglo XIX. Es un sitio con una historia muy interesante, de la que vale la pena acordarse.

Recientemente este lugar ganó una nueva vida. En el sitio en el que anteriormente se fabricaba el vodka y otros destilados fue creado el Centro de Praga “Koneser”. El espacio situado dentro del complejo cobró el nombre de la Plaza de Koneser (Plac Konesera). En actualidad es una zona con un gran potencial para una amplia variedad de actividades. Une varias funciones: es el centro de negocios, espacio para vivir, sitio para desarrollar actividades culturales, ferias gastronómicas, centro de moda y también alberga el Museo del Vodka Polaco.

Intimidad en un espacio abierto

Nos guiamos sobre todo por el “space plan”. Lo analizamos detalladamente con el fin de manejar y dividir el espacio y también para buscar lugar para todas las funciones que debe albergar una oficina. Es fundamental que cada uno de los departamentos de la empresa pueda disponer de un espacio diseñado específicamente para sus finalidades – explica Agata Frątczak, arquitecta y cofundadora de MADAMA.

Por lo tanto, en el diseño de las oficinas fueron utilizados los materiales rígidos, como el ladrillo, el hormigón y los colores contrastantes como el blanco y el negro. Al mismo tiempo no faltan elementos de madera que junto con las plantas crean un ambiente acogedor. Un aspecto más que guiaba a los arquitectos es el perfil del cliente: Stalgast es, entre otros, fabricante de muebles para la hostelería y de equipamientos de acero. De modo que en el interior se encuentran muchos elementos de acero, tales como el mueble de recepción, revestimientos de paredes o techos colgantes. Además, en el proyecto final aparecen referencias al logotipo de Stalgast de color azul. Asimismo fue creada una zona destinada a las reuniones con unos cómodos asientos y mesas.

La anterior oficina del cliente estaba dividida en despachos individuales en los que se ubicaban distintos departamentos. En esta nueva inversión los arquitectos optaron por otro tipo de soluciones. En las nuevas instalaciones fue creado un open space, pero diseñado de tal manera que cada uno de los puestos de trabajo mantiene su propio carácter gracias al empleo de tabiques de cristal y de paneles acústicos decorativos en fieltro.

A la hora de elegir los elementos del equipamiento los arquitectos apostaron por los diseños polacos. Para la iluminación fueron elegidas modernas y muy originales propuestas de la marca Chors. Los muebles de Profim, los sillones giratorios de Nu y las estanterías de Balma completan el diseño de las oficinas.