Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los expertos en diseño y arquitectura de interiores bien saben de la importancia y el valor estético del techo en un proyecto de interiorismo. La firma de molduras Orac Decor®, siempre a la vanguardia en diseño de interiores, propone la combinación de distintas cornisas y perfiles con la iluminación Led para conseguir resultados espectaculares.

Las nuevas tendencias de interiorismo proponen jugar con la geometría en techos y paredes, enfatizando su belleza gracias a la utilización de iluminación indirecta.  Se llevan las cornisas escalonadas, que acompañan progresivamente la transición de pared a techo a través de sus volúmenes y líneas puras.

Las cornisas, pero también la combinación de distintos perfiles utilizados a modo de cornisa, proporcionan un bello acabado a los techos, además de esconder grietas e irregularidades. Además aportan una mayor sensación de amplitud.

Un estímulo a  la imaginación

Pintar las paredes en negro puede resultar muy elegante.  El toque ideal al espacio se puede conseguir con perfiles pintados en negro que integren iluminación indirecta, si a ello sumamos el techo blanco con cornisas también en blanco iluminadas conseguiremos dotar a un espacio de un efecto único de sofisticación y sobriedad.

Jugar con el color de los perfiles y molduras de Orac Decor® es un estímulo a la imaginación. Todos sus productos están listos para pintar si conviene, ya que están provistos de una imprimación blanca de serie. Así, se les puede dar directamente el color deseado para que, una vez colocados, encajen perfectamente en cada espacio interior. Además son muy fáciles de instalar, están fabricados en un material sintético ligero, robusto y duradero. Las ranuras para pegamento integradas garantizan una sencilla aplicación y al utilizar los pegamentos DecoFix se obtiene una garantía de instalación.

Además, los perfiles ORAC Flex son ideales para espacios que incluyen paredes curvas, arqueadas o inclinadas, con lo cual no hay límites, se adaptan a cualquier espacio y permiten inventar infinidad de proyectos decorativos.