Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Además, la nueva solución de iluminación consume un 60% menos de energía que la instalación precedente. «El arte requiere las condiciones más exigentes en materia de luz. Los frescos de la Capilla Sixtina están siendo sometidos a las mismas especificaciones que el Museo Lenbachhaus de Múnich, muy estrictas en cuanto a iluminación y conservación, gracias a la competencia de Osram como experto integral en iluminación, que trabaja de acuerdo con las máximas exigencias en la materia», ha declarado Peter Laier, director de Tecnología de Osram y miembro del consejo ejecutivo responsable de negocio de  iluminación general de la empresa. 

Alrededor de 7.000 LEDs iluminarán de forma homogénea la Capilla Sixtina a partir del próximo año, lo que permitirá mostrar la famosa obra en toda su plenitud. El espectro de color ha sido adaptado con alta precisión a los pigmentos de color de las pinturas de los frescos de Miguel Ángel, sobre una base científica. Por otra parte, se ha prestado especial atención a la dirección de la luz, lo que asegura que la pintura esté uniformemente iluminada y sin deslumbramiento para los visitantes. Las luminarias quedan fuera de la vista del observador, debajo de las ventanas, para garantizar que el flujo de luz vaya en la misma dirección que la luz natural. Hasta ahora, las obras de arte no podían ser contempladas de manera adecuada ya que dependía de la entrada de luz natural, limitada por las restricciones tecnológicas y de conservación. 

El aspecto conservacionista, es decir, la protección de las obras de arte, ha jugado un papel muy importante durante la planificación del proyecto: la nueva solución LED es mucho más suave y cuidadosa que todas las formas artificiales de luz alternativas. Con un nivel de iluminación de aproximadamente 50 a 100 lux (previamente era de 5 a 10 lux), se asegura que la técnica puede discernirse claramente, pero ocasionando el mínimo deterioro de las creaciones artísticas. 

Además de la calidad de la luz, la nueva solución de Osram también es significativamente más económica que el sistema anterior. Aunque el nivel de iluminación se ha incrementado de forma considerable, el consumo de energía para la iluminación de la Capilla Sixtina se ha reducido en más de un 60%. La razón de esto no es sólo la aplicación de LED de bajo consumo, sino también la minuciosa planificación de la iluminación realizada con gran precisión y aprovechamiento de los efectos lumínicos.

Este proyecto piloto, denominado LED4Art, está subvencionado por el Programa de Subsidio Europeo para la Tecnología de Información y Comunicación dentro del Programa Marco de Competitividad e Innovación (CIP-PSP). El objetivo del programa de subvenciones es demostrar nuevas posibilidades de la tecnología LED en relación con la eficiencia energética y la mejora de la calidad de la luz, y por lo tanto para lograr la penetración más rápida en el mercado de esta nueva tecnología. Coordinado por Osram, el proyecto cuenta con otros socios participantes: la Universidad de Panonia, en Hungría; el Instituto para la Investigación de la Energía de Cataluña, y las oficinas de planificación de Faber Technica en Italia.