Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Osram OptoSemiconductors, empresa alemana con más de 40 años innovando en el sector de la iluminación, sigue aportando nuevas soluciones LED para la industria de la horticultura urbana sostenible. Gracias a los nuevos avances tecnológicos, el LED OSLON SSLdesarrollado por OSRAM hace posible cultivar huertos en ciudades. Los beneficios que aporta el sembrado urbano, son la no utilización innecesaria de pesticidas, herbicidas o químicos y la contribución a reparar el ecosistema.

Este tipo de alumbrado también permite complementar la iluminación para tener un crecimiento de las plantas más rápido y mejorar su calidad, alargando el periodo de día y ofreciendo luz natural en espacios cerrados. Además, se pueden plantar frutas, vegetales, flores y cualquier otro tipo de flora que las condiciones climatológicas naturales no permitirían, como, por ejemplo, cultivar frutas exóticas dentro de un almacén en desuso.

Las plantas pueden realizar la fotosíntesis utilizando iluminación artificial, de este modo, se controla su desarrollo, su forma, y su periodo de floración. Aspectos como la cantidad de luz, la calidad y la duración, tienen un efecto positivo en las propiedades de crecimiento de las plantas, convirtiendo el alumbrado en un factor clave para la industria de la horticultura.

La iluminación, clave para la horticultura del futuro

Los sistemas de iluminado son un reto importante para los avances en horticultura, especialmente para los cultivos verticales y los 3D. En estas prácticas se utilizan lámparas High-Pressure Sodium (HPS) que producen unos 100 lm/W y tienen una amplia longitud de onda. Debido a la alta potencia y al calor que desprenden es necesario mantener una distancia entre la fuente de luz y las plantas.

Desde que se descubrió que el espectro de luz puede estimular el crecimiento en un 40%, ha aumentado el interés por la utilización de LEDs. De este modo, este tipo de iluminación se ha convertido en una tecnología esencial para la viabilidad de la agricultura urbana sostenible. Los LEDs que pueden estimular el crecimiento de todo tipo de plantas y flores, y reducir drásticamente el consumo de energía, garantizan una producción de comida sostenible. A modo de ejemplo, el mercado de frutas y verduras frescas en Europa, con un valor de más de 30.000 millones de euro – según el ICI Business – se ve afectado por factores externos como el cambio climático, la elevada conciencia del consumidor sobre los beneficios saludables, el incremento de la demanda en el nicho superfoods , los costes de la cadena de suministro, y la presión para asegurar unas prácticas sostenibles y ecológicas en la horticultura.

El iluminado de cultivo interior

Gracias al tamaño reducido, a su eficiencia y a su larga vida útil, los LEDs proveen a los agricultores de mayor flexibilidad y control sobre el cultivo. En cuanto al sistema de iluminado, su diseño debe ser capaz de resistir a la humedad causada por los aspersores, a la suciedad y a cualquier tipo de fertilizantes o insecticidas que puedan utilizarse en el proceso del cultivo de interior. Además, son regulables y fácilmente adaptables a ciclos que promuevan el crecimiento sano de las plantas, consiguiendo que éstas no malgasten su energía buscando el sol, sino que se centren en crecer más rápido y producir un mejor rendimiento.