Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Para el proyecto de remodelación de las oficinas de Weleda en Madrid, el estudio moreco dirigido por Paula Rosales ha desarrollado un concepto creativo que gira en torno a la esencia de marca de esta compañía de cosmética natural: “belleza natural en armonía con el ser humano y la naturaleza”.

Punto de partida y desarrollo

Weleda Madrid necesitaba un cambio estético y organizativo para que su espacio de trabajo representara su marca y sus valores. Paula Rosales, después de un análisis del entorno y una comprensión profunda de los pilares que guían la marca, ha desarrollado un proyecto basado en cuatro premisas:

  • Presencia del mundo vegetal. Abriendo la zona central de la oficina, Paula Rosales crea el “Jardín Weleda” formado por una gran cantidad de plantas naturales de diferentes clases y tamaños: un lugar de encuentro para descansar o trabajar, luminoso y alegre, donde compartir los principios de la marca y su compromiso con el bienestar del planeta, del medio ambiente y de las personas. Además, también se apuesta por una gran presencia de plantas y elementos vegetales por toda la estancia principal y hall, referenciando, una vez más, el universo de la marca en el espacio de trabajo.

  • Mobiliario en armonía. Otro punto básico para conseguir los objetivos perseguidos a través de este proyecto de interiorismo era dar un giro al mobiliario, apostando por piezas más frescas, dinámicas y coloridas, en línea con la imagen corporativa de Weleda.

De esta manera, se opta por la colección de mobiliario Nest en distintas tonalidades de verdes, azules, beiges y tonos tierra, y en distintas formas blandas y orgánicas, que permiten composiciones que invitan a la interacción y al intercambio. Las piezas de Nest, diseñadas por Paula Rosales y editadas por Missana, se inspiran en la armonía fractal de la naturaleza, repitiendo la geometría unificadora del círculo a distintas escalas.

  • Toxic-less. Weleda es el reflejo del cariño por el medio ambiente y las personas, del mundo empresarial más sostenible y ecológico. Por ello, la esencia de la marca ha influido de manera determinante en la conceptualización de los espacios, en la manera de amueblarlos, iluminarlos y definirlos, pero sobre todo, en la utilización de materiales sostenibles y toxic-less.

  • Espacios abiertos y acristalados. Tratando de optimizar el espacio, obtener una mayor una mayor flexibilidad y sobre todo, mantener la esencia de transparencia y equilibrio presentes en el concepto corporativo de la compañía, sus nuevas oficinas se han conceptualizado con espacios comunes y abiertos, que inviten al relax y ayuden a la fluidez, y por otro en compartimentos o despachos acristalados, que permitan una visibilidad del espacio y aunque, delimiten un área, mantengan la idea de espacio colaborativo y común.

La sostenibilidad, el alma de Weleda

Weleda ofrece desde hace casi un siglo una cosmética procedente de ingredientes de origen 100% natural, de forma sostenible y con el mínimo impacto en el medio ambiente. Para ello la firma coopera con agricultores biodinámicos, orgánicos y recolectores silvestres y trabaja estrechamente con éstos para conocer de donde proceden sus ingredientes, cómo es la tierra, cómo se cultivan, cuándo y cómo se cosechan, se destilan o se procesan. Solo de esta manera se pueden garantizar la máxima pureza, fuerza y vitalidad de los ingredientes que usan en sus productos.

Gracias a este proceso Weleda está certificada por NATRUE, el sello con los criterios internacionales más estrictos para productos orgánicos y naturales, y acreditada por la Union for Ethical BioTrade (UEBT) que no solo exige Comercio Justo, sino que además trabaja para asegurar que todos y todo a lo largo del proceso de cultivo, cosecha y fabricación sea tratado de manera justa, con cariño y respeto. Porque la sostenibilidad está presente en todo lo que hacen, no había otra manera de conceptualizar sus nuevas oficinas.