Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La crisis económica llega a cada rincón del tejido productivo español. Como todos los sectores vinculados a la construcción, el mercado de la cerámica está teniendo que hacer frente a un momento muy complejo. Y así lo reconocen los actores del sector azulejero español. «El mercado está muy deteriorado, actualmente la demanda es muy reducida y se ha polarizado En productos de valor económico muy bajo y productos donde se desea una calidad contrastada», apunta Fran Raya, Director de Marketing y Producto de Ceracasa. En este sentido, una fuente del sector que prefiere no ser identificada reseña que «la obra nueva está inmersa en una guerra de precios. Todo lo que supone obra nueva de cierto metraje está abocada a una guerra de precios atroz y da poco margen. Por otro Lado, el mercado de reposición es cada vez Mayor en exportación. Y el mercado interno está sufriendo una reestructuración. En épocas de bonanza se montaron muchos expositores y PLV que hoy en día han quedado desactualizados, puesto que el concepto de rentabilidad se ha hecho imprescindible a la hora de renovar expositores o PLV en los últimos tres años. Si se le añade el descenso de ventas en el mercado nacional, el entorno incierto y turbulento que se cierne sobre toda la sociedad y, por INRI, de nuestros consumidores finales, y las medidas de políticas fiscales restrictivas que están adoptando los gobernantes, haciendo mella en los ingresos de los ciudadanos, todo ello hace que la demanda esté totalmente paralizada y que sea muy complejo poder presupuestar una mejora de la situación a corto y medio plazo, siendo preciso desinvertir en algunos puntos de venta y teniendo que justificar mucho la inversión a realizar en otros para la promoción de novedades». Además, esta fuente apunta que «la reestructuración del sector azulejero en Castellón y el cierre de empresas con gran solera está afectando de forma negativa a todos, puesto que la imagen del sector castellonense está quedando en entredicho con respecto a otros países productores como Italia». Por su parte, José Pascual Pesudo, directivo de Grupo Porcelanosa, declara que «la situación es muy dura, con un mercado nacional en una parálisis total, aunque con una notable mejoría en el mercado exterior. Esta circunstancia es la que nos está llevando a dirigir todos los esfuerzos, tanto humanos como económicos, a fortalecer la estructura en el exterior de España»

Ver reportaje completo>>>>>>