Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Pergo, orientada al mercado profesional, demuestran con este paso que no solo dan prioridad a la innovación técnica sino que además aplican unas exigencias sumamente estrictas en materia de calidad, salud y sostenibilidad. De esta forma, Pergo consolida su papel como pionera en el sector.
«Para Pergo prevalece la calidad mediante la innovación», recalca Tino Mulle, director de Sostenibilidad. «Esta enorme atención a la calidad y a la sostenibilidad nos permite garantizar que todos nuestros suelos de vinilo estén exentos de ftalatos».

Solo suelos propios en el proceso de reciclaje

Pergo puede materializar esta promesa gracias, entre otros factores, a que solo recicla suelos y restos de producción propios. Así, queda excluida la posibilidad de que, a través de productos externos, entren ftalatos en el ciclo productivo. Con ello, el resultado final está libre de estas sustancias al 100 %. De esta manera, Pergo mantiene en todo momento el control de la fórmula y composición de los suelos, lo que a su vez contribuye, además, a la óptima estabilidad de nuestros suelos de vinilo.


Producción sin ftalatos de principio a fin

Los suelos de vinilo de lujo libres de ftalatos de Pergo salen de la cinta transportadora de nuestras instalaciones de Wielsbeke (Bélgica). Esta planta abrió sus puertas en 2014 y proporciona todos los productos de placa de vinilo de lujo Pergo. Allí, nuestros especialistas siguen de primera mano el proceso de fabricación, desde las materias primas hasta los suelos terminados.

Debido a los posibles riesgos para la salud derivados del uso de ftalatos, Pergo emplea únicamente plastificantes alternativos libres de este material. Cuando resulta técnicamente posible, Pergo incluso aplica plastificantes de origen natural. Así se garantizan unos productos de vinilo de lujo completamente libres de ftalatos. Además, Pergo está trabajando para lograr que los plastificantes de origen natural se conviertan en lo habitual. Por si fuera poco, la superficie perfectamente sellada de nuestros suelos de vinilo hace que solo se libere una cantidad absolutamente mínima de compuestos orgánicos volátiles, en concreto cien veces menos que el nivel marcado por la norma europea.

Riesgos para la salud eliminados

Los principales componentes de los suelos de vinilo son PVC, caliza y plastificantes, que les otorgan su característica flexibilidad y suavidad. Los plastificantes más usados son los ftalatos. Sin embargo, su bajo peso molecular los vuelve menos estables, con lo que pueden liberarse al ambiente.

Así, pueden acabar fácilmente en el aire y en nuestros pulmones. Diversos estudios muestran que los ftalatos están presentes por todas partes en nuestro entorno y que los seres humanos y los animales los acumulan en el tejido graso. Además, se ha demostrado que determinados ftalatos podrían ser nocivos para la salud. Por ello, se excluye el uso de estas sustancias en elementos como, por ejemplo, juguetes para niños menores de tres años o envases alimentarios.

Existe desde hace tiempo una controversia en torno a los riesgos y la toxicidad de los ftalatos. Podrían alterar nuestro equilibrio hormonal y causar determinados problemas de salud como asma y alergias, malformaciones congénitas, problemas de fertilidad, afecciones cardiovasculares, obesidad, cáncer, resistencia a la insulina y trastornos del aprendizaje y de la memoria. Por tanto, resulta lógico que el uso de ftalatos sea objeto de preocupación creciente entre los consumidores, preocupación que Pergo se toma muy en serio y a la que responde con esta garantía de ausencia total de ftalatos.