Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Las pinzas a suelo, en acero inoxidable AISI 316 para prevenir problemas de oxidación, pueden admitir un grosor de cristal desde 12 mm hasta 17.52 mm, aportando la máxima seguridad posible al sistema.