Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En el hotel-restaurante Pont de l’Ouysse, conocedores de esto desde hace 5 generaciones, han renovado la iluminación de su restaurante con las lámparas LED de GE Lighting.

¿Qué es importante a la hora de degustar un buen manjar en un restaurante excepcional? No solamente es la comida la que consigue que nuestros sentidos aprovechen al máximo la experiencia. El entorno es imprescindible: la temperatura,
el ruido y la luz… La luz: un factor indispensable para que las texturas, los colores y las sensaciones se potencien al máximo.

El restaurante Pont de l’Ouysse situado en el eje turístico de Sarlat- Souillac – Rocamadour, cerca de Burdeos, busca ofrecer experiencias únicas. A dos pasos del castillo de Belcastel en un entorno incomparable, este restaurante con una estrella Michelin tiene una curiosa historia. A raíz de la construcción del puente en 1885, que está situado delante del hotel, los obreros buscaban un lugar donde comer diariamente y la granja más cercana empezó a ofrecer comidas. Así es como se inició el restaurante que más tarde se ampliaría con un hotel.

Con comensales mayoritariamente internacionales, el hotel-restaurante Pont de l’Ouysse ofrece cocina de autor basada en especialidades regionales como el foiegras, el pato o la paloma y son conocidos por su calidad y trato personalizado en un entorno natural excepcional.

MANTENER LA PERSONALIDAD DEL RESTAURANTE

Las renovaciones parciales son habituales en el sector hotelero tanto para actualizar las instalaciones con tecnologías más eficientes como para mejorar espacios y potenciar usos distintos. En este caso el restaurante eliminó un escalón
que dividía el salón en dos alturas para dar más profundidad y amplitud al comedor. «Queríamos mantener la personalidad de la sala pero modernizando los sistemas de iluminación. Buscamos combinar la iluminación ambiental con las
lámparas individuales para tener la posibilidad de crear espacios íntimos pero que permitiesen apreciar el contenido de los platos y su presentación», afirma S. Chambon, propietario y responsable del restaurante.

El equilibrio que se buscaba para este restaurante era claro: había que combinar la eficiencia energética con ahorros considerables manteniendo la personalidad rústica del espacio. La calidad también era un factor importante ya que el resultado debía ser más homogéneo, con zonas de sombra pero sin demasiada intensidad que las diferenciara de manera excesiva.

GU10 LED de GE Lighting : rentabilidad y diseño.

La solución que se propuso para sustituir a las lámparas halógenas del restaurante fue la LED GU10. La posibilidad de regulación permitía crear el ambiente en función de las necesidades con diferentes temperaturas de color a elegir y conseguir así una luz más suave que hiciera que los comensales se sientan bien y disfruten más de la experiencia. Las lámparas LED de GE Lighting se instalaron por todo el restaurante, especialmente en las zonas que requerían estar más iluminadas durante más tiempo. Se ha conseguido una mejor implantación en términos de distribución de las luminarias mejorando la calidad de la luz sin que esta sea ni demasiado intensa ni que deslumbre.

«Estamos muy contentos con el resultado ya que la durabilidad y el tipo de luz es la solución que más se adaptaba a las necesidades de este cliente que ha modernizado su restaurante con un sencillo cambio de lámparas. Diseño, durabilidad y ahorro son algunos de los valores que apreciamos en la relación que tenemos con GE Lighting», afirma M. Jean Pierre Magne, responsable de LGE, distribuidor a cargo de la renovación.

GE Lighting está en constante innovación para ofrecer soluciones específicas para cada necesidad ya que cada cliente tiene su personalidad. La solidez de la marca que lleva revolucionando el sector desde la invención de la luz garantiza soluciones eficientes adaptadas a todas y cada una de las aplicaciones.