Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los prefabricados de hormigón son un elemento fundamental en un gran número de construcciones. Éste se elabora directamente en fábrica y tiene como materia prima fundamental el hormigón que, en combinación con otros materiales, pasará a formar parte de una estructura mayor y de ubicación permanente. Por tanto, se trata de productos que, al ser elaborados de manera seriada, pueden realizarse según los requerimientos concretos de la obra de la que van a formar parte, así como utilizarse en una gran variedad de construcciones, como por ejemplo cerramientos, cimentaciones, mobiliario urbano, canalizaciones, elementos para forjados (como placas alveolares, viguetas y bovedillas, etc.), elementos lineales (vigas, columnas, pórticos…) y elementos para obra civil (muros de contención, puentes, dovelas, travesías, etc.). Por tanto, como indica Ana de la Calle Ortega, Responsable de Comunicación de Artepref, los prefabricados de hormigón, pueden utilizarse «en edificios y naves de todo tipo, ya sea comercial, público e industrial». Un producto de gran versatilidad que «se ha convertido en un elemento fundamental de la arquitectura actual», señala Jordi Bergadà, BD Manager de Hormipresa. Y lo han conseguido, continúa, porque «agilizan los tiempos de entrega, confieren estabilidad, resistencia y durabilidad a los edificios. Además, son fáciles de reciclar». Por su parte, David Alonso García, Director de Prehormi, sintetiza las principales ventajas de los prefabricados de hormigón en «mejor acabado del producto, mayor control de calidad y menor tiempo de ejecución». Mientras, Andece destaca entre las principales ventajas del prefabricado de hormigón la seguridad del producto y el control de calidad del mismo, su asequibilidad, sostenibilidad y rapidez. Con respecto a la primera, la Asociación indica que, debido a que los productos se elaboran previamente en la fábrica con métodos precisos, ofrece la posibilidad de realizarlo en un ambiente controlado y comprobar las propiedades del hormigón y la posición del acero, en su caso, antes de su inclusión en la obra. En referencia a su asequibilidad, el punto de partida es que el hormigón es un producto relativamente barato, a lo que se une que los costes por reparación y mantenimiento de estructura de hormigón son bajos. A ello se une que las materias primas empleadas en su elaboración (arena, agua, grava…) están prácticamente disponibles en todas partes a nivel local lo que, además, repercute positivamente en la protección del medioambiente y los convierte en un producto sostenible. Por último, confieren una gran rapidez de ejecución porque su fabricación es independiente de las condiciones meteorológicas, por lo que su uso permite reducir los tiempos en relación con los problemas ocasionados en la obra.

Ver reportaje completo>>>>>