Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La pandemia ocasionada por el Covid-19 ha dado lugar a una crisis sanitaria y económica sin precedentes. Desde que el pasado 14 de marzo se aprobase el Estado de Alarma, el Gobierno ha ido tomando diversas medidas para ayudar a las empresas e intentar mantener a flote la economía. Sin embargo, la situación sigue siendo grave, y la industria de nuestro país afronta un escenario en el que su supervivencia está en juego, al igual que la de todos los empleos que dependen de ella. Un ejemplo de las consecuencias de esta crisis lo tenemos en el sector azulejero español, cuya facturación se ha desplomado en abril un 45%, lo que equivale a 160 millones de euros. En esa misma línea, la demanda descendió un 50%, datos que, si se prolongan varios meses, serán insostenibles para las empresas.

Por eso, ahora que se ha puesto en marcha el plan de desescalada, es importante que el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, y el Ministerio de Sanidad y Bienestar Social adopten un mayor protagonismo en la gestión de esta crisis, y desarrollen un programa de recuperación económica que minimice su impacto y evite que se lleve por delante todo nuestro tejido productivo.

Ante esta situación, la Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos (ASCER) propone una serie de medidas de diversa índole que considera fundamentales para la sostenibilidad de la industria de nuestro país, incluyendo la del sector azulejero español, del cual dependen más de 20.000 familias. No hay que olvidar que el clúster cerámico es un excelente instrumento de vertebración socio-territorial, siendo una plataforma que impulsa la innovación, la sostenibilidad, el intercambio de conocimiento, la colaboración académica, el empleo y el tejido social y empresarial.

Es necesario escuchar y atender las necesidades urgentes de nuestra industria y del sector azulejero, uno de los que más contribuye a la balanza comercial española, siendo líder en Europa en calidad, innovación y diseño, y que ha actuado siempre como palanca de crecimiento para la economía española.

ASCER propone al Gobierno Central un total de 45 medidas urgentes agrupadas en siete bloques de necesidad:

  1. Acceso a liquidez
  2. Estímulo de la demanda interna y de la actividad de reforma y rehabilitación
  3. Reducción de cargas administrativas y política fiscal
  4. Potenciación del papel de la industria productiva en la recuperación económica
  5. Protección del empleo y seguridad de los trabajadores
  6. Energía: gas, cogeneración y asignación de derechos de emisión
  7. Involucración y compromiso de la UE