Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El proyecto se ha llevado a cabo para el consorcio SACYR CHILE-SOMAGUE, que optaba a la licitación junto a seis empresas más.

Con una inversión total de 57 millones de euros y una construcción de obra cercana a los 40 mil metros cuadrados, el nuevo conjunto ayudará a descongestionar el único hospital con el que cuenta la región, siendo esta zona una de las de mayor crecimiento demográfico del país.

Las condiciones desérticas extremas existentes en el Norte del país obligaron a incrementar el rigor en la definición y diseño, tanto de instalaciones como en el desarrollo de la estrategia pasiva de los distintos volúmenes que componen el hospital, priorizando el análisis de su volumetría, su implantación en el terreno y la definición de su envolvente. El establecimiento de estrategias de sostenibilidad y eficiencia energética revertirán en la optimización del gasto energético, buscando un funcionamiento optimizado del edificio y, sobre todo, mejorando las condiciones de bienestar de los usuarios.

Por otro lado, la geometría del edificio parte de una modulación estructural que establece una malla de 8 x 8 metros, de tal manera que permite una estandarización de los elementos constructivos tanto en cerramientos exteriores como en particiones y acabados interiores. De esta manera, la utilización de elementos prefabricados permite un mayor control de la calidad de los acabados y agiliza la ejecución de los trabajos. Al mismo tiempo, la estandarización constructiva facilita la adaptabilidad y flexibilidad funcional del edificio para crecimientos o cambios de uso futuros.

Ver reportaje completo >>>>