Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La empresa Puertas Uniarte de Ocaña ha celebrado una rueda de prensa en Toledo, para comunicar a toda la sociedad lo que la empresa considera una buena noticia económica, y que no es otra que la superación, tras un largo proceso de 3 años del concurso voluntario de acreedores, que tuvo que realizar para garantizar la viabilidad de esta importante empresa del sector de las puertas de madera, y que ha logrado salvar 211 empleos en su fabrica de Ocaña.

En la rueda de prensa, estuvieron presentes el Consejero delegado de Uniarte SA, Francisco Cuesta y Víctor Encinas, Letrado y Secretario del Consejo de Administración; y María Mata, adjunta a la dirección comercial.

Víctor Encinas mostró su satisfacción por poder comunicar esta noticia que “nos llena a todos de esperanza en el futuro, y mucho más cuando nuestra actividad está en un sector en el que la mayoría de empresas han desaparecido o han entrado en concurso de acreedores, y a sabiendas de que menos del 10% de la empresas concursadas logran superar ese trance”, dijo.

Afortunadamente, Puertas Uniarte lo ha superado, por lo que Encinas felicitó “primero a los trabajadores, sobre todo; a los proveedores que han confiado en nosotros, a nuestros clientes que nos siguen teniendo en cuenta; y, por último, a todo el equipo técnico que ha sentado las bases para el futuro de nuestra sociedad.

Víctor Encinas explicó también sobre el proceso vivido que “cuando determinamos pedir el concurso voluntario de acreedores, estábamos convencidos de que era la única formula para superar el estrangulamiento del crédito que tenía la empresa, y así ha sido”.

Y seguía diciendo: “El pasado 12 de diciembre el Juzgado Mercantil de Toledo nos comunicó la sentencia, que supone una ratificación de que UNIARTE, S.A. está trabajando en el camino adecuado, de que los ajustes y medidas adoptadas, aún las más dolorosas, han dado sus frutos, poniendo de manifiesto como, entre todos, hemos conseguido nuestro primer objetivo: salir del Concurso de Acreedores”.

“Pero esto –añadía- no quiere decir que debamos relajarnos, ni que se encuentren superados todos los problemas, pues la nueva situación sigue exigiendo del esfuerzo y colaboración de todos en aras a conseguir la plena recuperación, que estamos convencidos que la lograremos de forma paralela a la recuperación del país”.

Por todo ello, para Víctor Encinas, se trata de una buena noticia económica, que “una de las empresas más importantes del sector de las puertas de madera en Castilla-La Mancha, con 211 trabajadores y una facturación entorno a los 15 millones de euros, haya superado el Concurso de Acreedores”, apuntó.

La normalidad presidió la actividad de la empresa en los últimos años

Por su parte, Francisco Cuesta, Consejero Delegado de Uniarte, indicó que, “durante los tres años de travesía del desierto la actividad en la fabrica no ha cesado. Así, en los meses que ha estado en concurso Puertas Uniarte, ha sido capaz de mantener su actividad y su cuota de mercado de casi el 10%, abonar las nóminas puntualmente a sus trabajadores, y, todo ello, a pesar de las múltiples dificultades que, durante este período, ha atravesado, la empresa y los distintos sectores y subsectores productivos que se encuentran ligados a la construcción”.

Para Francisco Cuesta, es una gran satisfacción que se haya levantado el concurso ya que generará un incremento de la confianza en la marca por parte de los clientes, y, en consecuencia, repercutirá de manera positiva en el mantenimiento y crecimiento del empleo generado.

Prueba de ello es que, a pesar del concurso, “la compañía ha logrado facturar más de 15 millones de euros en el 2011, lo que nos da una viabilidad y una garantía de futuro, ciertamente importante”, añadía el director comercial de Puertas Uniarte.

“Ahora nos toca continuar trabajando el desarrollo de nuevos proyectos y productos, para lo que el departamento de I+D+I juega un papel determinante en el futuro de la empresa. También continuar trabajando la exportación de nuestros productos en los mercados emergentes, para paliar el descenso de actividad en España, y recuperar los niveles productivos anteriores a la crisis, que es lo que más deseamos”, matizó Cuesta.

Terminó comentando como Puertas Uniarte confía que, en 2013, se pueda producir una lenta, pero progresiva recuperación, estimándose que en 2017 podamos estar en los niveles económicos del ejercicio 2008