Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El estudio de arquitectura internacional RAFAEL DE LA-HOZ y la firma italiana Carlo Ratti Associati han desvelado su propuesta para la construcción de un hub urbano en la Place de la Boule de Nanterre (Île de France): una de las finalistas en el concurso ‘Inventons la Métropole du Grand Paris’ –la mayor convocatoria sobre planificación urbana de Europa, que finalmente fue otorgada a los estudios Brenac & Gonzalez y Caractere Special – Matthieu Poitevin.

Rafael de La-Hoz Arquitectos y Carlo Ratti Associati trabajaron en la propuesta ‘Lignes de Vie’ de la mano de Bouygues Immobilier y Poste Immo, que planteaba un diseño en consonancia con el progreso social y económico de Nanterre y, en concreto, de la zona de la Place de la Boule.

La combinación de una arquitectura singular y de una ubicación privilegiada, frente a la estación de tren Grand Paris Express, aspiraba a que el proyecto se convirtiera no solo en punto de entrada para los viajeros, sino en un espacio de encuentro con predominio de la vegetación.

El diseño arquitectónico de su edificio principal, denominado ‘Proa’, se caracteriza por su espiral vegetal y su envoltura permeable, dos elementos que establecen un diálogo constante entre espacios interiores y exteriores a través de la presencia de vegetación y vidrio en ambas zonas. Con el uso de vidrio en la fachada los arquitectos de los dos estudios buscaban una superficie brillante, con reflejos de luz, sombra y transparencia, que hiciera posible un juego de luces y sombras. Esta fachada acristalada, opaca por fuera y transparente en el interior, constituía uno de los mayores activos del proyecto desde el punto de vista medioambiental.

Con el objetivo de garantizar un elevado dinamismo y una amplia diversidad del espacio, la propuesta de Rafael de La-Hoz Arquitectos y Carlo Ratti Associati contemplaba el desarrollo de 89 viviendas sociales –con servicios y zonas comunes–, oficinas, comercios y equipamientos de interés colectivo, como un gimnasio de última generación o un aparcamiento compartido. En el exterior, sus zonas verdes se repartían entre áreas públicas y semi privadas.

El concurso en el que se encuadra esta propuesta fue organizado por el gobierno francés, la Métropole du Gran Paris y la Société du Gran Paris.