Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Un hospital debe materializar la capacidad de un sistema de gran importancia social y eficacia técnica, a la vez que mostrar una cara amable al usuario y a la ciudad. Con esta propuesta se busca alcanzar esa gran eficacia mediante un proyecto de gran valor arquitectónico y ambiental.

La propuesta consiste en completar la planta baja del antiguo e histórico hospital con un gran volumen envolvente de uso asistencial y de una única planta, que actúa como gran basamento que responde a la escala urbana. Este volumen que perimetra las piezas preexistentes, orienta su fachada pública a la Avinguda del Mil.lenari, como forma de abrirse a la población de Viladecans, y a la Avinguda Josep Tarradellas, gran eje de equipamientos de la cuidad. Se destina a lasáreas de mayor flujo asistencial, como son Consultas Externas y Urgencias.

JUEGO DE VOLÚMENES

Sobre esta pieza de basamento descansa un cuerpo estrecho y largo, de tres alturas, que alberga las unidades de hospitalización y otros usos asistenciales. Este volumen queda retirado del frente de fachada con el fin de evitar un volumen de gran altura sobre la calle. Arquitectónicamente se desconecta del basamento, marcando la singularidad de cada volumen.

RESTAURACIÓN Y AMPLIACIÓN

El antiguo edificio hospitalario, de valor arquitectónico, se restaura y renueva, adquiriendo una función puramente administrativa y de soporte asistencial. La propuesta trata todo el conjunto arquitectónico de nuevos y viejos volúmenes como una estructura permeable.

De esta forma el nuevo acceso principal conecta peatonalmente con la antigua plaza de acceso al viejo hospital por el interior del conjunto, en un flujo peatonal público que contribuye a potenciar la doble fachada del hospital.

La antigua plaza de acceso se renueva y plantea como un espacio sin flujo asistencial y sin vías de acceso rodado, como un corazón urbano y público de todo el conjunto, de carácter lúdico.

MATERIALIDAD

En cuanto a su materialidad, los nuevos volúmenes se proponen como piezas de hormigón visto, que se integran a la perfección con su entorno inmediato y los volúmenes preexistentes. Se introducen manchas de color en tonos suaves en los vestíbulos de acceso, con el fin de aportar dinamismo a una propuesta por otra parte sobria y congruente.