Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La empresa multinacional Onduline ha colaborado en la rehabilitación del tejado del Palacio de los Guillamas, un edificio patrimonial de la capital abulense que se transformará en complejo residencial, con su solución completa de cubierta: el Sistema Integral Onduline.

El Palacio de los Guillamas es un edificio histórico del siglo XVI situado en pleno centro de Ávila, junto a la plaza de los Jerónimos. La construcción del inmueble data del año 1563, aunque probablemente su fachada, de predominante estilo gótico en el alfiz y las coronas de laurel, se construyó anteriormente. El complejo se compone de un edificio principal a dos alturas, organizado en torno a un claustro central de piedra, característico de la época.

La rehabilitación integral del Palacio de los Guillamas es un proyecto empresarial desarrollado con el objetivo de convertir este histórico elemento patrimonial en un complejo de uso residencial enfocado a personas mayores. El renovado edificio albergará veinticuatro apartamentos de uno y dos dormitorios, suplementados con un espacio de zonas comunes, dedicadas a la salud y al ocio, de unos 600 m2.

En lo referente a las tareas de rehabilitación de la cubierta del Palacio, estas han supuesto una actuación integral sobre una superficie de aproximadamente 1.200 m2, promovida y ejecutada por Fernandez Molina obras y servicios, en colaboración con la redacción técnica del arquitecto Gustavo Adolfo Vázquez Sánchez.

La rehabilitación del tejado del Palacio ha requerido de una actuación integral debido principalmente a la antigüedad de esta y a la falta de aislamiento térmico. Dado el carácter de uso residencial del futuro edificio, la dotación de un agradable acabado estético interior del bajo cubierta y el aislamiento térmico del mismo, eran premisas fundamentales. Por ello, el Sistema Integral Onduline, compuesto por el panel sándwich de madera ONDUTHERM y las placas impermeables Onduline Bajo Teja DRS, supone una solución ideal para este tipo de proyectos de rehabilitación de cubierta.

La cubierta del Palacio era de estilo tradicional, compuesta por cerchas de madera apoyadas en los muros de ladrillo y piedra, correas de madera, tabla y terminación en teja cerámica curva. Debido a los importantes cambios proyectados en la rehabilitación de la cubierta, la intervención ha requerido del saneamiento de gran parte de la estructura, manteniendo en algunas zonas las cerchas y correas originales, suplementándose en otras con elementos estructurales nuevos, e incluso instalando un entramado estructural completamente nuevo en algún faldón que así lo requería.

En general, las tareas de rehabilitación del tejado se han desarrollado en 4 fases diferenciadas:

En primer lugar, se ha procedido a la retirada de la teja cerámica curva original, recuperando piezas para su posterior utilización como tejas cobija y al desmontaje del soporte de cubierta compuesto por tablero de madera. Con la estructura vista, se ha procedido a su saneado y a la sustitución y suplementación de elementos en algunas zonas. La instalación del Sistema Integral Onduline conlleva la incorporación de poco peso a la cubierta, apenas unos 25 kg/m2, por lo que la estructura no recibe mucha carga, permitiendo ahorrar en material estructural.

En un segundo paso, se procede al montaje del panel sándwich de cubierta. En este caso, el panel sándwich de madera ONDUTHERM instalado ha sido con acabado interior en yeso de 13 mm y núcleo aislante de poliestireno extruido de 80 mm de espesor. Los paneles sándwich se instalan directamente sobre la estructura portante de madera, fijándose mecánicamente a esta con tirafondos para madera que aseguran un perfecto agarre. El encaje y sellado entre paneles se realiza gracias al machihembrado presente en el aislamiento, garantizando de esta forma la rotura de puente térmico y asegurando un aislamiento constante y de calidad en toda la cubierta.

Con la instalación de los paneles sándwich de madera en cubierta se consigue, en un único paso, dotar al tejado de 3 elementos fundamentales. Por un lado, se forma un soporte ligero y resistente que permite la colocación de la impermeabilización y la teja. Por otro lado, se provee del aislamiento térmico y acústico necesario para obtener una buhardilla habitable y confortable que sea energéticamente eficiente. Por último, gracias a la variedad de acabados de los paneles sándwich ONDUTHERM, la terminación estética interior del bajo cubierta queda resuelta, en este caso, con un acabado en yeso.

En un tercer paso, una vez que los paneles sándwich de madera ONDUTHERM se han instalado en cubierta, se ha procedido a la impermeabilización del tejado con el sistema Onduline Bajo Teja DRS. La instalación de este tipo de impermeabilización es muy rápida y sencilla, sobre todo gracias al soporte continuo de madera que ofrecen los paneles sándwich en toda la cubierta. Las placas asfálticas onduladas, Onduline Bajo Teja, se fijan mecánicamente a través de la parte alta de las ondas, en este caso con tornillería para madera, garantizando un agarre resistente y la total estanqueidad del tejado incluso en caso de filtrarse agua a través de las tejas.

El modelo de placa Onduline Bajo Teja utilizado en esta rehabilitación de cubierta ha sido el BT-150 PLUS. Se trata de una placa asfáltica ondulada muy resistente al pisado y que, por su formato ondulado y plano, facilita la instalación de la teja cerámica curva gracias a la plantilla que ofrece para el apoyo de las tejas canales y cobija, obteniendo un replanteo alineado de forma muy fácil. Además, la composición rugosa de las placas Onduline Bajo Teja ofrece un agarre natural de las tejas a estas, lo cual se traduce en una mejor sujeción de las tejas y seguridad.

Con la aplicación del sistema de impermeabilización Onduline Bajo Teja sobre los paneles sándwich ONDUTHERM, estos son inmediatamente protegidos frente a cualquier posible humedad o filtración, permitiendo trabajar en el tejado por fases y replantear la teja sin riesgo de que los paneles sándwich se mojen. Por otro lado, se dota a la cubierta y a los paneles sándwich de madera de microventilación, un aspecto muy importante a tener en cuenta a la hora de realizar una cubierta inclinada, puesto que de este modo se evita la aparición de humedades por condensación y se garantiza la durabilidad del tejado en óptimas condiciones.

En resumen, con las placas Onduline Bajo Teja se dota a la cubierta de una solución definitiva contra las goteras y humedades, garantizando la total impermeabilización del tejado por muchos años.

Finalmente, solo queda colocar la cobertura sobre las placas Onduline Bajo Teja, en este caso una teja cerámica curva nueva en combinación con las piezas originales recuperadas. Las tejas originales se aprovechan para su instalación como tejas cobija, dotando al tejado de una estética tradicional, factor muy importante en edificios de patrimonio como este palacio.

Las tejas canales son piezas nuevas y, por tanto, se pegan a las placas Onduline Bajo Teja con espuma de poliuretano y gancho. En cambio, las tejas recuperadas presentan una superficie porosa por el paso del tiempo que exige sean recibidas con mortero de cemento.

El resultado final que se ha conseguido con la instalación del Sistema Integral Onduline es una cubierta ligera, aislada, impermeabilizada y microventilada, manteniendo una estética tradicional gracias a la reutilización de las tejas cerámicas curvas, pero que cuenta con unas altas prestaciones energéticas y una total seguridad en cuanto a estanqueidad y durabilidad. El Sistema Integral de Cubierta Onduline cuenta con 30 años de garantía de impermeabilización y 20 años de garantía en aislamiento.