Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Bien es cierto que la construcción ha sido una de las actividades del sector inmobiliario que más ha sufrido con la pasada crisis económica. Sin embargo, tras este largo ciclo, se está vislumbrando una tendencia general de recuperación. La actividad de la construcción está remontando, cobrando un nuevo dinamismo, confirmándose que el sector español de la construcción volvió a crecer con fuerza en el arranque de 2016. Mientras, la rehabilitación parece que se convertirá en una de las claves para que el sector gane impulso, por lo menos hasta que el excedente de viviendas sin vender se agote.

Además, según estudios, ciudades de la magnitud de Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla o Bilbao, cuentan con unas 300.000 viviendas que tienen la necesidad de ser rehabilitadas próximamente, lo que supondría una inversión de unos 8.000 millones de euros en las principales capitales de provincia. De esta manera, promotores, constructores y comunidades de propietarios parece que han decidido que éste puede ser un buen momento para acometer todas estas reformas en edificios y viviendas.

En este aspecto, hay que tener en cuenta que la rehabilitación de edificios es una actividad que sólo cuenta con beneficios y externalidades positivas. Gracias a ellas se consigue la incorporación de tecnologías avanzadas, un mayor ahorro en gastos energéticos, lo que repercute en la reducción del impacto medioambiental, al mismo tiempo se reducirá la dependencia energética del exterior, lo que minimizará la pobreza energética y se producirá un aumento del empleo sostenible, generando un incremento de la producción y actividad económica del país, consolidando su crecimiento económico.

Sin embargo, a pesar de las grandes ventajas que aporta la rehabilitación de edificios, el principal problema con el que se encuentran los promotores es el de la financiación y el retorno de la inversión. Por lo que es necesario contar con ayudas, es por ello por lo que surgen distintos planes como la Línea PAREER-CRECE.

Este Programa de Ayudas para la Rehabilitación Energética de Edificios existentes, gestionado por el IDAE, establece modificaciones respecto al anterior programa de 2013, el cual estaba dirigido exclusivamente a viviendas y hoteles, y que ahora se extiende a la rehabilitación de todos los edificios existentes destinados a cualquier uso.

En este nuevo PAREER-CRECE el objeto de las ayudas es incentivar y promover actuaciones para reducir las emisiones de dióxido de carbono mediante el ahorro energético, la eficiencia energética, las energías renovables térmicas en los edificios existentes y crear oportunidades de crecimiento y empleo cumpliendo la Directiva 2012/27/UE de eficiencia energética.

Ver reportaje completo >>>>