Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En otros reportajes hemos hablado ya de las excelentes propiedades del CRAS. El cemento demoledor fabricado por la firma alavesa Kayati SL, que permiten la realización de demoliciones en entornos en los que, por motivos de seguridad, no pueden utilizarse soluciones más convencionales de demolición. El caso que nos ocupa en este reportaje es
uno de estos en los que la necesidad de realizar la demolición en un terreno urbano hace que los explosivos no puedan utilizarse bajo ningún concepto, y que deban evitarse ruidos y vibraciones molestas, que pudieran causar daños en las estructuras de los edificios colindantes con la zona en la que se realiza la demolición.

Como puede observarse en las imágenes que acompañan este texto, se trata de un trabajo de demolición que se lleva a cabo en una zona enclaustrada entre dos edificaciones, con pendiente suficiente como para que no se puedan utilizar con facilidad máquinas de demolición. La gran dureza de la roca a demoler añadía dificultad al trabajo de demolición.

La obra se lleva a cabo en una zona con clima mediterráneo, y para conseguir el mayor rendimiento en la demolición se optó por utilizar una de las variedades del CRAS, el CRAS azul.

La elección de la mejor variedad de CRAS, así como la de los parámetros fundamentales de la perforación -diámetro, profundidad, distancia y distribución de los taladros que se han de efectuar en la roca a demoler- se realizan fácilmente, con la ayuda de los técnicos de demoliciones de Kayati SL, que acumulan la experiencia de decenas de proyectos de demolición en diversas condiciones. En el caso que nos ocupa, se utilizaron perforaciones de 64 mm de diámetro, separadas entre sí por 65 cm. La rotura de la roca se produjo en el plazo previsto por los responsables de la obra.