Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los dos ascensores Schindler 7000 se instalarán en un eje de la roca a 3.777 metros de altitud y recorrerán 65 metros hasta la plataforma de observación. A esta altura las vistas son increíbles, incluyendo la montaña más alta de Europa, el Mont Blanc. También en la Aiguille (Aguja) se encuentra el famoso «Le pas dans le vide», que abrió el 21 de diciembre de 2013, donde los visitantes pueden dar «un paso al vacío» en una jaula de vidrio suspendida sobre un precipicio de 1.000 metros.

Son igualmente impresionantes a esta altura los retos para la instalación de los ascensores. Y aquí es donde la gran reputación de Schindler respecto a fiabilidad y seguridad entra en juego, por no hablar de su experiencia en elárea después de haber instalado ascensores en altitudes similares en Suiza.

Desde la exactitud de la preparación necesaria para hacer el trabajo, hasta someter a todos los técnicos a exhaustivos exámenes médicos para asegurarse de que serán capaces de trabajar de manera segura y eficiente a esa altura, Schindler Francia está bien preparada para ofrecer la profesionalidad y la experiencia necesaria para esta instalación tan exigente.

«Teniendo en cuenta nuestro legado y know-how, estamos muy orgullosos de que Schindler haya sido elegido para proporcionar la movilidad en este ambiente extremo, y esto será sólo el último de nuestros éxitos a gran altitud», dijo François Reutter, Director de la División High-Rise de Schindler Francia. «Pero es algo más que poner un ascensor en una montaña. Con estas increíbles vistas a los Alpes en Francia, Suiza e Italia, nuestro producto tiene que mejorar la experiencia para el visitante, y no sólo ser un medio de transporte. Y el ascensor Schindler 7000 es perfecto para conseguir esto».