Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Esto significa, que se pueden elegir libremente las zonas del pavimento que se quieran calentar, según las necesidades del usuario. Gracias a su función de desolidarización también se puede instalar el sistema termo-eléctrico sobre soportes críticos, como p. ej. soportes de madera, sin que aparezcan deterioros en el recubrimiento cerámico o en los cables eléctricos. También se evitan de esta manera daños en el recubrimiento debidos a cambios de temperatura.

Los sensores de temperatura integrados en el pavimento permiten, en combinación con los termostatos digitales, regular la temperatura del ambiente. La radiación a baja temperatura del calor crea un clima ambiental agradable, gracias a que los cables eléctricos se encuentran justo por debajo de la cerámica, permitiendo una transmisión rápida del calor a la superficie de la cerámica.

Gracias a su baja altura de construcción, Schlüter®-DITRA-HEAT-E es ideal para su uso en cualquier proyecto de reforma. Los cables eléctricos quedan cubiertos en la lámina de desolidarización por el adhesivo con el que se coloca la cerámica. De esta forma se evita el laborioso proceso de cubrir las mantas eléctricas convencionales antes de la colocación de cerámica.

Y una ventaja más: el sistema termo-eléctrico para pavimentos es duradero, no necesita mantenimiento y es económico en compra e instalación, lo que convierte Schlüter®-DITRA-HEAT-E en una solución atractiva para crear pavimentos cálidos. No obstante, los costes más altos de funcionamiento de un suelo radiante eléctrico, limitan su uso a zonas muy concretas. Para la climatización de toda una vivienda recomendamos nuestro pavimento de cerámica climatizado Schlüter®-BEKOTEC-THERM.