Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Schréder se ha unido a LoRa Alliance™, una organización sin ánimo de lucro comprometida con el protocolo LoRaWAN™, el principal estándar abierto mundial para impulsar la conectividad hacia el Internet de las cosas (IoT).

Esta alianza muestra el compromiso de Schréder con el estándar abierto LoRa AllianceTM en la conectividad del alumbrado público con otros dispositivos de IoT prueba de ello es, el lanzamiento de Shuffle, la primera columna de iluminación del mercado conectada al IoT y que incorpora múltiples funcionalidades como conexión WIFI, carga para vehículos eléctricos, sistema de megafonía y cámaras de video vigilancia.

LoRa Alliance™ cuenta con más de 500 compañías asociadas entre ellas IBM, Cisco, HP, Foxconn, Semtech y Sagemcom y tiene como misión llevar la conectividad a través del estándar de comunicaciones inalámbricas LoRaWANTM para la implementación de proyectos a gran escala de IoT.

Nicolás Keutgen, Director de Innovación de Schréder, señala: “Las redes de iluminación tienen un papel fundamental en el entorno urbano, especialmente en el desempeño por el desarrollo de la ciudad inteligente del futuro. Schréder, da soporte a municipios para establecer plataformas abiertas e interoperables al proporcionar una infraestructura fácil de integrar que no sólo brinda beneficios operativos, sino que también, mejora la calidad de vida de los ciudadanos. Formar parte de LoRa Alliance™ garantiza que, nuestras soluciones de iluminación puedan conectarse de manera eficiente a otras aplicaciones de IoT. «Las redes LoRaWAN serán cruciales para el despliegue efectivo de estas aplicaciones en muchas de las ciudades más importantes del mundo y como miembros, seguiremos siendo pioneros en ofrecer soluciones conectadas en esta industria que está en continuo desarrollo «.

En definitiva, las aplicaciones IoT ya se están implementando a soluciones de iluminación LED, para ofrecer importantes beneficios como reducir la huella de carbono, regular los niveles lumínicos en zonas de poca actividad mediante el uso de sensores infrarrojos pasivos (PIR) permitiendo una mejor gestión del tráfico y una mayor seguridad en las ciudades.