Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El nuevo espacio está construido de manera sostenible con técnicas pioneras en edificación. VEKA es el único fabricante de perfiles de PVC a nivel nacional, que cuenta con un espacio de estas características. Un lugar polivalente donde, aparte de disfrutar del diseño del espacio y de los productos más innovadores, se impartirán formaciones de mano de los mejores arquitectos y profesionales del sector.

El estándar Passivhaus y los principios que lo rigen con el que se ha construido tiene como objetivo conseguir edificios de energía casi nula, optimizando los recursos existentes a través de técnicas de construcción pasivas donde las ventanas con perfiles de PVC son un factor clave. En este caso se ha utilizado el sistema de perfiles de PVC VEKA Softline 82.

Este espacio está dirigido principalmente a arquitectos, promotoras, constructoras, universidades, asociaciones profesionales, fabricantes de ventanas y medios de comunicación. Con una vocación polivalente y marcado por su versatilidad, el edificio busca conformar un lugar expositivo en el que ver, tocar y experimentar nuevos materiales y soluciones, pero también es un área de debate para que los profesionales del sector de la construcción se reúnan, se formen y celebren eventos y conferencias centrados en las nuevas técnicas constructivas basadas en el estándar Passivhaus y la eficiencia energética.

Según Bruno Cuevas, vocal de la Plataforma de Edificación Passivhaus, “Saber que es posible vivir con el máximo confort, consumiendo la mínima energía y ahorrándonos dinero en el proceso es el objetivo del estándar Passivhaus. Por eso, contar en Burgos con un edificio en proceso de auditoría y que pretende conseguir la certificación Passivhaus, que además está destinado a la divulgación de este estándar de construcción es muy enriquecedor”.

Los valores de estanqueidad alcanzados sitúan a Espacio Futura como uno de los edificios más estancos de toda Castilla y León, con 0,3 renovaciones/hora, la mitad del máximo exigido por el estándar. Tiene una demanda de calefacción diez veces inferior a un edificio normal de clase A y cuenta con la fachada sur (85,20 m2 de superficie) completamente acristalada.