Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En el parque tecnológico de Almería (Pita), se ha ubicado la nueva sede Cajamar. Con este edificio se pretendía crear un espacio común, donde las empresas que prestan sus servicios a la entidad desarrollen su actividad de la manera más eficiente posible, aunando sinergias, facilitando la gestión conjunta y donde se encuentren valores añadidos de calidad, confort, sostenibilidad y ahorro energético. Al tratarse de un centro que va a albergar diferentes empresas que prestan servicios a la misma entidad, se ha proyectado un edificio cuya cualidad más destacable es su flexibilidad y polivalencia, donde todas las empresas que se destinan a este espacio puedan desarrollar su actividad de la manera más eficiente posible. Un lugar donde sus zonas puedan responder a diferentes interpretaciones de uso y en el que las necesidades de cada una de las empresas puedan adaptarse, e incluso faciliten su transformación a lo largo del tiempo.

Para conseguir esto, se han utilizado diferentes estrategias que han contribuido a formalizar esta propuesta que, aparte de cubrir todos los aspectos requeridos en el programa de necesidades, trata de ser capaz de poder adaptarse a las nuevas necesidades que pudieran surgir en el futuro.

Estas estrategias se basan en varios aspectos, flexibilidad, el Gran ‘Atrio’ o espacio central y la adaptación al terreno.

Debido al fuerte desnivel de la parcela, con respecto a las rasantes de las calles circundantes, y para mejorar su adaptabilidad al terreno, se optó por crear una serie de patios ingleses en torno al edificio con el objetivo de que sirvan no sólo para introducir iluminación en las plantas situadas bajo rasante en algunas de las zonas de la parcela, sino para darles uso como espacios exteriores a las zonas del edificio vinculadas a los mismos. Así pues, en estas zonas se sitúan los accesos de vehículos al edificio y muelle de carga del mismo, las zonas ajardinadas de la parcela y ubicación de la lámina de agua para pre-enfriamiento del aire captado en el atrio, la ubicación de las zonas exteriores de la cafetería, esparcimiento y guardería, los accesos independientes de la guardería… De igual manera, para la búsqueda de la flexibilidad en los espacios de trabajo, se propuso la creación de un edificio compuesto por dos bloques de similares características en lo que a dimensión, orientación y naturaleza se refiere, donde la estructura se ha llevado a los extremos del edificio, junto a los cerramientos, obteniendo así espacios diáfanos que son susceptibles de distribuir, atendiendo a la diversidad de necesidades que planteen cada una de las empresas y/o usos que allí se destinen.

Ver reportaje completo >>>>.