Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Precisamente, en España el 60% de las viviendas no cuenta con el aislamiento adecuado, ya que fueron construidas antes de 1979, año a partir del cual es obligatorio por ley incorporar el aislamiento térmico como elemento constructivo.

En el caso de sótanos y plantas bajas pueden aparecer humedades por capilaridad, las más difíciles de tratar. El agua del terreno se filtra a la estructura del edificio, por lo que si estas zonas no están convenientemente impermeabilizadas, las probabilidades de tener humedades aumentan exponencialmente.

Por último, están las clásicas humedades accidentales, es decir, aquellas que se producen por una tubería rota o algún derrame que obligan a cerrar la llave de paso para evitar rápidamente la circulación de agua hasta su reparación.