Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En el mercado encontramos múltiples soluciones a la hora de calentar un inmueble. Cada uno de estos sistemas presenta sus propias ventajas y fortalezas, pero también sus inconvenientes. Por eso, aunque todos ellos tienen en común el objetivo de lograr la máxima confortabilidad para los ocupantes, cada cual encuentra mejor acogida en ciertas instalaciones.
Por ejemplo, mientras que el radiador de agua sigue dominando en obra nueva, cada vez son más los proyectos en los que se apuesta por el suelo radiante de agua. Sin embargo, dichas soluciones, pese a ser de gran eficiencia, presentan más inconvenientes que los sistemas eléctricos cuando se trata de acometer una reforma.
Por su parte, el suelo radiante y los emisores térmicos eléctricos son soluciones especialmente interesantes en rehabilitación, puesto que pueden ser fácilmente instalados sin obra y no requieren de la colocación de una caldera que genere calor. Además, se pueden emplear como sistemas complementarios –para calentar estancias a donde no llegue una calefacción central, como el baño o la cocina- o en segundas viviendas, utilizadas durante periodos cortos. En el lado negativo, el coste de la calefacción mediante electricidad es superior al de los combustibles fósiles.
En cualquier caso, habrá que estudiar bien sus pros y sus contras, las necesidades y preferencias del usuario final y su presupuesto para determinar qué sistema es el que conviene instalar en cada caso.

RADIADORES DE AGUA

Las instalaciones de calefacción mediante radiadores de agua son las más habituales en nuestro país. Se trata de la solución más tradicional para calentar inmuebles y tiene determinadas ventajas frente al resto de sistemas.

Ventajas

Ahorro. “Por el uso de agua como fluido caloportador y estar calentada ésta por una caldera, permite la elección y utilización de combustibles de coste más económico que la electricidad. Los radiadores eléctricos no permiten esta elección”, especifica José María Hernández, Director Técnico Comercial de Manaut. De igual forma, José Vicente Zamora, representante del Proyectos del departamento Técnico y de Diseño de Jaga-Orcon, indica que “la principal ventaja está en el tipo de generador de calor, pudiendo aprovechar las ventajas de las distintas opciones, como calderas de condensación o bombas de calor, donde se puede conseguir rendimientos de 4 a 1 con respecto al consumo de electricidad”. Así, José Ramón Ferrer, Director General de Zehnder en España, explica que “calentar una casa con radiadores de agua mediante caldera supone la mitad de dinero que con radiadores eléctricos”. De este modo, Alberto Prélez, Gerente de Irsap, señala que “si una estancia permanece fría durante un largo periodo, la calefacción por agua permite un ahorro de funcionamiento, ya que el recibo de la electricidad ha subido de manera considerable en estos últimos años”.

Ver reportaje completo >>>>.