Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Quizá por ello, aunque los sistemas centralizados en viviendas colectivas van en retroceso, las instalaciones individuales de caldera y emisores térmicos por agua son las más populares en nuestro país. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en el mercado hay muchas más soluciones para caldear los hogares, como los emisores térmicos eléctricos, los sistemas de suelo radiante por agua o eléctricos, las instalaciones de chimenea o estufa, los sistemas de bomba de calor o los acumuladores de calor. A continuación repasamos las particularidades de estos sistemas.

RADIADORES DE AGUA

Es el sistema más empleado en nuestro país, tanto por tradición como por su sencillez y versatilidad. “Los radiadores de agua se combinan con todo tipo de calderas y, por tanto, son la solución más sencilla. Los emisores térmicos de agua son todo un ‘clásico’ para la calefacción en entornos domésticos, tanto para el instalador como para el usuario. Se trata de un producto que lleva mucho tiempo en el mercado y que sigue presentando cada vez una mayor fiabilidad y facilidad de instalación gracias a los avances técnicos, por lo que se ha establecido un alto grado de reconocimiento y, por tanto, familiaridad para el usuario final. Asimismo, también son más eficientes que otras alternativas, ya que consiguen un calentamiento prácticamente instantáneo, adaptándose a los diferentes escenarios de temperatura que podría haber en espacios determinados”, comenta Jimmy D’Heer, Responsable de Marketing e Innovación de Noken, firma del Grupo Porcelanosa.

Igualmente, Lucas Fernández, Responsable de Organización Interna de Irsap Rhoss, indica que “es el sistema más sencillo de instalar y el que puede adaptarse a cualquier espacio. Además, permite un óptimo funcionamiento a baja temperatura”. Y José Vicente Zamora, del Departamento Técnico y de Diseño de Conves Termic-Jaga, apunta que “los sistemas para calentar agua ofrecen un coste energético mucho menor que la emisión directa desde un sistema eléctrico”.

Además del equipo que calienta el agua -caldera o bomba de calor-, la red de tuberías y los propios emisores, en este sistema también tienen presencia otros elementos importantes, como las válvulas termostáticas y detentores, los purgadores, los cabezales termostáticos o los termostatos de ambiente, que incluso pueden ser cronotermostatos capaces de una programación completa.

Ver reportaje completo >>>>.